Reivindicación. Los progenitores de los alumnos del colegio público de educación infantil y primaria Joan Veny i Clar, apoyados por la dirección y los docentes del centro, llevan más de un lustro exigiendo al Govern la construcción de una nueva escuela, para acabar de una vez con la educación en barracones. | Jesús Jusué

5

La Conselleria d’Educació ha dejado caducar la licencia de obras otorgada hace seis meses por el Ajuntament de Campos para iniciar las obras de un nuevo colegio de educación inicial y primaria en la mencionada localidad. Una infraestructura largamente demandada por el consistorio, pero, sobre todo, por la comunidad educativa del municipio.
A las 12 horas de este domingo expiró el plazo de seis meses para que el Govern iniciase los trámites encaminados a colocar de una vez la primera piedra del centro educativo, después de que el pasado 28 de mayo el departamento de Urbanismo del Ajuntament de Campos concediera la licencia de obras. Desde entonces, Educació no ha emprendido ninguna de las acciones que la concesión del permiso estipulaba iniciar durante el medio año siguiente a su emisión.

La licencia expedida por el consistorio presidido por la alcaldesa Francisca Porquer (PP) dejaba claro que las obras del nuevo colegio no podrían comenzar mientras no se presentara, «en el plazo de los seis meses siguientes a la notificación del acto de su otorgamiento, el proyecto de ejecución, ajustado al proyecto básico aprobado y debidamente visado». También exigía, en el mismo plazo de seis meses que expiró ayer, la «presentación del estudio de seguridad y salud, la hoja de aceptación del encargo al arquitecto, la hoja de aceptación del encargo al técnico director de la ejecución material de las obras, el nombramiento de la empresa contratista acompañado del justificante de alta del IAE, el justificante del cumplimiento de las obligaciones en materia de gestión y tratamiento de los residuos de demolición y construcción, así como la hoja de estadística de edificación». Según el ayuntamiento, nada de esto se ha presentado durante el último medio año.

La alcaldesa denuncia que el «poco interés del Govern de Armengol ha provocado que la licencia otorgada hace medio año para la construcción de la escuela nueva haya quedado sin efecto. Después de estos seis meses no se ha presentado ninguno de los documentos solicitados para iniciar las obras del tan esperado y necesario nuevo colegio». Francisca Porquer añade que, «una vez más, podemos corroborar que el ayuntamiento, ni ahora ni nunca, ha puesto impedimento alguno. Todo lo contrario. De hecho, cuando Educació vuelva a solicitar esta licencia, el consistorio hará todo lo posible para volverla a otorgar lo más rápido posible. Eso sí, esperamos que no vuelva a perder otro medio año. Es una vergüenza que demuestra que, para Armengol, los vecinos de Campos son es darrer mot des credo», concluye la alcaldesa.

Punto de vista
Maria Nadal

Sigan esperando

Maria Nadal

Es desesperante lo que se eternizan algunos proyectos educativos en Mallorca. El del nuevo colegio de Campos ya clama al cielo. Hace años (muchos) que la comunidad educativa pide un nuevo centro que nunca llega a pesar de las promesas políticas. En Inca también reclaman que se inicien las obras del nuevo colegio que solo existe sobre los papeles y en Santanyí no empieza la ampliación del colegio Blai Bonet, por poner algunos ejemplos. Profesores y alumnos necesitan de unas instalaciones adecuadas.