La Plaça de Algaida volvió a ser epicentro de encuentros y de compras para muchos vecinos.

0

A primera hora de la mañana ya muchos paseaban con ganas de Fira. Y es que la celebración de la feria de Algaida devolvió el ambiente comercial y festivo a las calles del núcleo. Una muestra que sirvió para dar respaldo económico a los comerciantes, artesanos y empresarios del municipio pero también a las entidades y asociaciones que con su parada dan a conocer su trabajo y, a la vez, les sirve de fuente de ingresos para su temporada.

Una de las apuestas de la primera feria algaidina después del obligado parón del año pasado ha mantenido la propuesta de la Fira tradicional de Algaida por el producto local y artesano.
Además de la ilusión por la Fira entre los vecinos los que más agradecieron la celebración de la muestra fueron los expositores que ven como después de un año muy difícil pueden volver a salir a la calle para exponer sus creaciones o productos.

La distribución de la feria en distintas zonas y en amplios espacios sirvió para que los visitantes en ningún momento padecieran sensación de multitud y la mañana transcurrió con normalidad.

Gastronomía

Otra de las apuestas que acompaña la Fira d’Algaida es la Mostra Gastronòmica, una propuesta en la que nueve bares y restaurantes y las dos bodegas de vino locales ofrecen sus menús a un buen precio hasta el día 24.