Aparcar, misión imposible en el casco antiguo de Santa Margalida.

22

El alcalde de Santa Margalida, Joan Monjo, ha orquestado una original y polémica medida para paliar la grave falta de aparcamiento en el casco urbano del municipio: permitir que los propietarios de garajes puedan aparcar delante de ellos pese a tener un vado permanente.

Para ello, en el último pleno el equipo de gobierno (Convergència–PP) aprobó una propuesta de modificación de la ordenanza reguladora de Policía y Buen Gobierno para permitir que aquellas familias que tengan más de un vehículo, puedan aparcar uno de ellos ante su vado sin ser multados por la Policía Local.

De dudosa aplicación

Esta medida, sin embargo, cuenta con un informe favorable del jefe de la Policía Local, y otro dictamen en contra firmado por la secretaria de la Corporación, que advierte de que no se ajusta a legalidad al contradecir la legislación estatal. Aún así, Monjo llevó a pleno la propuesta, que fue aprobada hace unos días con los votos a favor del equipo de gobierno.

«No podrá aparcar cualquiera, sino que los propietarios del vado deberán registrar ante la Policía Local las matrículas de los vehículos de la casa, para que no sean multados si aparcan delante del vado; si cada familia puede aparcar un coche dentro del garaje y otro delante, podremos mejorar el problema que tenemos de falta de aparcamientos», justifica el alcalde. De llegar a buen puerto, esta medida –inédita en Mallorca– afectaría a los tres núcleos de población, Santa Margalida Can Picafort y Son Serra de Marina. También se aprobó una subida de las tasas para los vados, reservas de la vía pública para aparcamiento exclusivo y zonas de carga y descarga.

Por su parte, el grupo socialista se abstuvo. «Nos parece bien la medida, pero dudamos de que sea aplicable, pues si incumple la ley, como ha advertido la secretaria municipal, Delegación del Gobierno u otras administraciones pueden recurrirla, como ha ocurrido otras veces», apunta el portavoz del PSOE, Xisco Bergas.

La propuesta pasará ahora a exposición pública un mes, periodo en el cual se pueden presentar alegaciones. En caso de que esto ocurra, no sería la primera vez que la Delegación del Gobierno impugna acuerdos tomados por Monjo y su equipo.

Hace meses ya impugnó los acuerdos alcanzados para mejorar el sueldo de los agentes mediante una redistribución de los complementos salariales. En este sentido, el Ayuntamiento ha aprobado otorgar a cada agente un plus de 6.000 euros anuales repartidos en mensualidades a cambio de trabajar 300 horas más al año.