Vista aérea de la estación depuradora de aguas residuales (EDAR), de Consell, construida en el año 1998. | ARCHIVO

0

La estación depuradora de aguas residuales (EDAR) de Consell, construida en el año 1998, duplicará su capacidad y podrá asistir a una población máxima de 7.236 personas. Actualmente tiene una capacidad de depuración de 437 m3/día pensada para tratar las aguas sucias de una población de 3.776 personas.

En 2018, Consell ya tenía empadronados más de 4.000 habitantes por lo que el proyecto «ha sido un buen candidato para acogerse a la línea de ayudas habilitadas por la Unión Europea para la renovación de infraestructuras en poblaciones de menos de 5.000 habitantes situados en comunidades con grandes problemas de infraestructuras de depuración», explica el gerente de Abaquam Guillem Rosselló.

El presupuesto de las obras rondará los 2 millones de euros de los que 700.000 llegarán directamente de Europa. Consell es el único municipio de Balears beneficiario de dichos fondos europeos. «Había otras depuradoras que cumplían los requisitos pero requerían una tramitación más larga. Es el caso, por ejemplo, de las de Cales de Mallorca, Buger-Campanet o Selva», añade el gerente de Abaqua.

Infradotada

El Ajuntament ya ha formalizado la cesión de los terrenos a Abaqua y se prevé que las obras salgan a licitación en 2023. Según Rosselló la depuradora de Consell «cumple con los parámetros de calidad». No obstante explica que «está infradotada, al final de su vida útil y al máximo de su capacidad». No en vano han pasado 23 años desde que se construyó.