Tres años. El próximo nueve de octubre hará tres años del episodio de lluvias que provocó la muerte de 13 personas en el Llevant de Mallorca. Arriba una de las calles de Sant Llorenç. | ALEJANDRO SEPULVEDA

30

La tarde-noche del próximo nueve de octubre se cumplirán tres años de la torrentada del Llevant. La gran precipitación afectó principalmente los municipios de Artà y Sant Llorenç. Y fue precisamente en este núcleo donde se produjeron un mayor número de incidentes. Recordemos que en total la fuerza del agua se cobró un total de 13 víctimas mortales.

Tres años después el episodio se podría volver a repetir y las infraestructuras que obstaculizan el paso del agua por el torrente que cruza el núcleo urbano de Sant Llorenç permanecen intactas. No se han ejecutado las grandes obras de urgencia que reclaman los estudios posteriores a la catástrofe.

El profesor de la UIB, Miquel Grimalt, lideró uno de los estudios sobre el terreno tras el episodio de lluvias. Grimalt, tres años después, mantiene que «los problemas surgieron por las infraestructuras que impidieron el paso del agua, infraestructuras que estorban el torrente». Grimalt en su estudio y en el libro titulado ‘Sa Torrentada’ enumera los puntos clave y que requieren ser modificados. Entre ellos destacan los cinco puentes que cruzan el torrente en las inmediaciones de Sant Lorenç. De todos ellos, uno pertenece al Ajuntament de Sant Llorenç. El resto son del departamento de Carreteres del Consell de Mallorca.

Además entre ellos figura el de la variante que fue uno de los puntos negros de la trágica torrentada.

Grimalt recuerda que «estos puentes son demasiado pequeños. Y en el caso de la rotonda de la variante seria necesario elevarla». Recordemos que este espacio quedó completamente anegado al estar a un nivel inferior que el torrente.

Desde las administraciones, especialmente el Ajuntament de Sant Llorenç, enseguida se pusieron a trabajar siguiendo las recomendaciones de los técnicos. Por ello el Consistorio adquirió algunas viviendas para su demolición y en estos momentos trabaja en la expropiación de un almacén cercano al torrente. También ha solucionado el puente de su competencia, el de la calle Major.

Mateu Puigrós, alcalde de la localidad indica que «estoy preocupado por el retraso del Consell. No se ha realizado ninguno de los proyectos grandes que debe acometer. Creo que la tramitación administrativa ha sido execivamente larga». Por lo que se refiere al cobro de las ayudas por parte de los vecinos, Puigrós indica que «esto sí que se ha ido pagando dentro de los plazos establecidos».

Consell

Por su parte el departamento de Carreteres del Consell señala que en diciembre se presentó el anteproyecto de reforma de la variante y este mismo verano Recursos Hídrics del Govern mandó su informe con las recomendaciones técnicas, desde entonces los técnicos del Consell trabajan para concluir el proyecto.

La propuesta de los embalses no tiene sentido

En el anteproyecto presentado el pasado mes de diciembre por el Consell figuraba la construcción de dos embalses entorno al torrente cerca de Sant Llorenç. La propuesta ha sido descartada. «Su construcción no da ninguna garantía. Creo que son soluciones estrambóticas para no afrontar el verdadero problema», señala Miquel Grimalt.