Las cabras viven en la zona montañosa y bajan a la costa en busca de comida e incluso beben de las piscinas. | Michel's

18

Decenas de cabras asilvestradas en rebaños se pasean a sus anchas por la costa de Andratx. Los animales llegan a invadir las zonas residenciales creando verdaderos problemas a los propietarios. En la zona costera entre el Port d’Andratx y Camp de Mar, se pueden contar numerosas cabras salvajes. Esta situación se repite cada año pero ahora la población de cabras ha crecido notablemente y los problemas que acarrean en las zonas residenciales también son mayores.

Incluso hay vecinos que han llegado a idear un tendido de bajo voltaje en los perímetros en sus propiedades para impedir el paso de los rebaños.

El ganado caprino asilvestrado realiza destrozos en los jardines de las viviendas y devoran toda la vegetación. Incluso como denuncia algún vecino, hasta se cuelan dentro de las viviendas. Estos rebaños de cabras también se ha convertido en un problema para los conductores. Los animales se pasean por medio de la calzada lo que puede suponer un peligro para la circulación.

Algunos vecinos se dedican a despistarlas con zanahorias. Una vecina indica que cada dos días compra varios kilos de zanahorias que ofrece a las cabras para saciar el hambre y de esa forma no devoran su jardín.