La bisutería fue uno de los atractivos. Manacor recupera la Fira en un formato más pequeño debido a la situación sanitaria por la pandemia. | Assumpta Bassa

0

Manacor se ha teñido de color e ilusión este fin de semana. La ciudad recuperó, después de dos años, la tradicional Fira de Setembre con un menor formato debido a la situación sanitaria actual, pero con una atractiva oferta que ha conseguido dinamizar la zona de las avenidas y devolver el ánimo a los ciudadanos.

La artesanía ha sido la auténtica protagonista de una feria que se ha concentrado, por primera vez, en la Rambla dels Cossiers y que se ha podido disfrutar el sábado por la tarde y el domingo por la mañana junto con otras actividades. El espacio elegido por el Ajuntament de Manacor fue elogiado por los visitantes. Se habilitaron hasta 240 metros de estands artesanos. El sábado por la noche se iluminó la zona, creando un buen ambiente.
Los ciudadanos han tenido a su alcance un abanico de productos para adquirir, desde bisutería, artículos elaborados con telas de llengües mallorquines o jabones artesanos, entre otras cosas.

El diseño de esta feria estuvo consensuado con la asociación de comerciantes de las avenidas y el objetivo era dar una impulso a esta zona. El lema empleado ha sido «Per no perdre tradicions».

A lo largo del recorrido se respetaron todos los protocolos sanitarios marcados por la pandemia, los estands mantuvieron la distancia marcada y los asistentes cumplieron. Aunque no era la feria tradicional que se celebra habitualmente en todas las avenidas, los vecinos respondieron a esta cita y salieron a la calle para disfrutar de la oferta.

El sábado por la noche, junto a los tenderetes, hubo, al final de la rambla, mucho ritmo y mucha participación en el baile de swing organizado por Jazzbouncing y Swing Sick People, en el que se pudieron demostrar las habilidades de danza y la gran coordinación que se requiere para ejecutar los pasos en pareja. El Ajuntament ha tenido claro que tenía que hacer una feria adaptada a la situación para mantener viva la tradición.

Los menores han disfrutado de actividades y atracciones

Los niños han disfrutado también este fin de semana gracias a las actividades paralelas que se han organizado en el marco de la Fira de Setembre. Y es que en la calle Lleó XIII y en la plaza de sa Mora ya se instalaron el viernes varias atracciones de feria que ha conseguido llenar de vida esta zona y reunir a muchas familias. También ayer, a las 11,30 horas, tuvieron su espacio y se ofreció el espectáculo infantil titulado La bruixa maduixa, que se hizo en la plaça de Francesc Borja Moll.