0

Mestre Xesc Musson ha fallecido este jueves en Sóller a la edad de 84 años. Muy conocido en la localidad –Francisco Pastor Morell era su nombre completo–, mestre Xesc consagró su vida a una misión: dar lustre a un oficio antiquísimo en Mallorca como el trabajo de la pedra en sec, y transmitir toda su sapiencia a una nueva generación de margers que jamás olvidarán su huella.

Su espíritu recio y noble era una de sus cualidades más destacadas por aquellos que lo conocían. Precisamente un alumno suyo, el marger Jordi Segura, ha compartido en las redes sociales un bonito homenaje a la figura de mestre Xesc, de quien destaca que «era brutal en todos los sentidos», uno de esos hombres a los que vale la pena conocer.

En el testimonio compartido en Facebook, Segura rememora detalles y rasgos destacados en la personalidad del maestro marger, que además de todo era un poco punyetero. Hoy, siendo todo un profesional de la piedra hecho y derecho, recuerda las enseñanzas de mestre Xesc.

Lo conoció en su edad adolescente al empezar su formación en la década de los años noventa del siglo XX en la escuela de margers de Son Pardo, en Palma, cuando el Consell de Mallorca decidió promocionar la enseñanza de este oficio tradicional de la Isla. Años antes, en 1988, mestre Xesc Musson también instruía a la primera hornada de nuevos margers en la primera escuela, ubicada en el Camí Vell de Lluc.

La imagen que acompaña la publicación pertenece a una entrevista que en IB3 realizaron hace algún tiempo a mestre Xesc, y en la cual se acordó de su antiguo alumno, de quien explicó: «en tenia un que el vaig tenir dos anys picant cantons. Dos anys! Però mecagondell, el vaig fer un homo!». «I reia es punyetero» agrega Segura, quien caracteriza a su mentor como un tipo «honest i brutalment sincer. Era foc. I a foc me va marcar. No sé si serà en el cel o a una altra banda. Però gravat en jo sempre. Gràcies mestre». Descanse en paz.