El principal objetivo de estas siete isletas, que se suman a la decena que ya están en funcionamiento en s’Albufereta, es la creación de nuevas zonas de cría y de descanso para las aves acuáticas. Los técnicos han observado un aumento del número de ejemplares en la reserva natural.

0

La Reserva Natural de s’Albufereta ha habilitado siete nuevas isletas para facilitar el descanso y la cría de aves acuáticas.

Este proyecto dispone de una superficie total de 950 metros cuadrados y se han distribuidos entre la laguna costera de sa Barcassa, donde se han construido cinco isletas, mientras que las otras dos se encuentran en una balsa temporal situada cerca de la plataforma des Prat. Este lugar es especialmente adecuado para que los visitantes puedan observar las aves con facilidad.

Los técnicos del proyecto confían que estas nuevas isletas contribuyan al aumento continuo de diversas poblaciones de aves que ya hacen uso de una decena de isletas que se han ido instalando en los últimos años y que han contribuido al aumento del número de aves acuáticas de especies que crían en la reserva natural, como el picaplatges, el avisador, el bec d’alena o la llambritja.

Otra actuación que se ha llevado a cabo y que se prevé que contribuirá a la proliferación de las aves ha sido el desbroce de la vegetación de una zona de fangos y de alturas variables de agua de una superficie de unos 1.800 metros cuadrados que servirá como área de alimentación preferente, tanto para las aves que crían en las isletas cercanas como para ejemplares de las diversas especies migratorias que pasan por la Reserva Natural de s’Albufereta. Este área se puede contemplar desde el mirador de sa Barcassa.

De hecho, desde el acondicionamiento de esta zona ya se han divisado con frecuencia especies como la xivitona, la valona, la becassineta, el avisador y el agró, entre otras.