En algunos puntos se formaron largas colas.  | J.Mora

1

Sigue el pulso entre la empresa concesionaria del TIB en la zona de poniente de Mallorca y sus trabajadores. Este lunes arrancaron las tres jornadas previstas para esta semana de paros de 24 horas, lo cual afectó especialmente a los turistas, que formaron largas colas en puntos neurálgicos, como la parada de la pinada de Santa Ponça, a la espera de algún vehículo que cubriera los servicios mínimos.   

Las fuertes lluvias que cayeron por la mañana sobre Calvià complicaron más aun las cosas para unos usuarios que volverán a sufrir las consecuencias del enquistado conflicto laboral tanto el miércoles como el jueves, cuando se han convocado otros dos paros de 24 horas.   

Tras el fracaso en las negociaciones de la pasada semana, el comité de empresa de Moventis Illes, sociedad concesionaria de los autobuses TIB en el poniente, ya anunció que, en caso de no resolver el conflicto antes del día 6, comenzará en esa fecha una huelga de carácter indefinido.   

Los paros de estos días afectan a los servicios que presta el TIB en Andratx; Calvià; Banyalbufar; Estellencs y Esporles, así como a sus conexiones con Palma y con el aeropuerto de Son Sant Joan. Desde el comité de empresa denuncian lo que consideran son unos servicios mínimos «abusivos», y hablan de «inmovilismo» en las posiciones de Moventis Illes.