66

Arena blanca, aguas cristalinas, un entorno natural increíble y hasta cuatro horas de colas. Aquellos que estos días acuden a Es Caló des Moro en busca de la postal perfecta que probablemente han visto en redes sociales se están llevando un duro golpe de realidad.

Largas colas bajo el sol desde primeras horas de la mañana para acceder a una cala cada vez más saturada. Así lo ha reflejado este mismo miércoles Antena 3 en unas imágenes realmente preocupantes.

«¿Cuánto más van a aguantar este tipo de calas con estos niveles de saturación?», se preguntan algunos por redes. Es evidente que las medidas impuestas por los diferentes ayuntamientos, como limitar el aparcamiento, siguen siendo todavía insuficientes.

Al ver la larga cola algunos se resignan y se conforman con tomar una foto que nada tiene que ver con aquella maravilla que vieron por Instagram en la que aparecía la playa vacía, otros aguantan estoicamente su turno para poder pisar la arena y darse un chapuzón.