Imágenes de la demolición. | Lola Olmo

4

Este lunes comenzaron los trabajos de demolición del muro que rodea la plaza del Mercat Cobert de Inca e invade el trazado original de la calle Born, estrechándola a la altura del mercado. Una retroexcavadora equipada con una pinza de demolición comenzó hacia el mediodía a triturar el primer tramo de muro, levantando una nube de polvo. La magnitud de estos trabajos atrajo a algunos curiosos para contemplar cómo la también llamada ‘mandíbula’ despedazaba sin piedad esta pared de hormigón armado construida durante la polémica reforma del mercado cubierto, realizada en 2009 bajo el mandato de Pere Rotger (PP).

Las obras de este lunes comenzaron por la calle del Born, desde el portal de acceso a la plaza, y continuarán con la demolición de la cubierta de la entrada al aparcamiento subterráneo. Previamente han sido apuntaladas parcialmente las cuatro plantas del párking del mercado con puntales y cimbra, un sistema que puede soportar un peso de hasta 8.000 kg por metro cuadrado, según explican los encargados de la obra, puesto que la retroexcavadora trabajará desde la boca de entrada al aparcamiento.

Parte del muro se queda

Las obras que comenzaron ayer cambiarán la fisonomía de la plaza del mercado cubierto y su entorno, haciéndola más abierta hacia el final de la calle Born y la Plaça de la Mare de Déu de Lluc. Sin embargo, no resolverán del todo la ‘invasión’ y estrechamiento de la calle Born, ocurrida durante la ejecución del proyecto de reforma del Mercat de 2009. Un tramo del muro, entre el portal demolido ayer y la confluencia de la calle Sant Francesc, no será derribado debido a que contiene una estación transformadora de electricidad que presta servicio al supermercado que ocupa el primer sótano del edificio municipal del mercado y también zonas de carga y descarga.

En este nuevo proyecto, la cubierta de la entrada del aparcamiento será más baja que la que existe actualmente en forma de cuña y contará con unos bancos de obra y zonas ajardinadas. En el resto de la plaza también se plantarán árboles y plantas ornamentales y aromáticas, y se edificará otro banco de obra con forma circular. También se construirá una nueva pérgola sobre las escaleras de entrada al edificio, cuya fachada se protegerá con unas lonas durante las obras.

La remodelación de este espacio afectará además al pavimento. Parte del adoquinado actual se conservará y se combinará con otros materiales para diferenciar las zonas de descanso en las que se ubicarán los bancos. Ayer los operarios instalaron dos grandes lonas en la entrada al mercado desde esta plaza y en un lateral, en las que se puede ver cómo será el resultado final.

La previsión es que estas obras de reforma, adjudicadas a Amer Obres i Serveis, tengan una duración aproximada de seis meses. El presupuesto es de 865.390 euros, de los cuales medio millón será aportado por el Govern a través del consorcio Borsa d’Allotjaments Turístics.

Ayer, entre los pocos espectadores que se concentraron por la mañana ante las obras, estaban algunos vendedores de los puestos del mercado. Su súplica era que el aparcamiento se abra pronto, pese que el nuevo párking de la Plaça Mallorca lleva un mes abierto.