Imagen de la parada de la pineda de Santa Ponsa este lunes. | Jaime Mora

8

Pocos residentes y bastantes turistas despistados. Esa fue la escena que dejó el primer paro parcial de los trabajadores de Moventis Illes, concesionaria de los autobuses del TIB que operan en la zona del poniente de Mallorca.

Ya a primera hora de la mañana se acumulaban docenas de personas en paradas como la de la Pinada de Santa Ponça. Enfadados algunos de ellos, cariacontecidos todos, quienes confiaban en el transporte público colectivo para desplazarse hasta Palma tuvieron que sustituir el bus por el taxi, o bien armarse de paciencia hasta la llegada del primer vehículo. Una situación que se repetiría también por la tarde, entre las cinco y las siete, aunque ya con una menor afectación.

En la parada del TIB ubicada en la Pinada de Santa Ponça existía absoluta desinformación respecto a estas jornadas de protestas que se prolongarán, si no se alcanza un acuerdo, hasta entrado el mes de septiembre.

La mayoría de quienes tuvieron que quedarse en tierra lo asumían en todo caso con resignación. Era el caso de Carolina Maya, llegada estos días desde Alemania para disfrutar de sus vacaciones en la Isla junto a su marido y a sus dos hijos. A pesar de los inconvenientes causados por la primera jornada de huelga, esta usuaria defendía «el derecho a las mejoras laborales» de los trabajadores «de todo el mundo». En términos similares se expresaba Yulia, «triste» por no poder pasar el día visitando el centro de Palma. Tampoco en la zona de Andratx la huelga afectó de manera considerable. en cambio, Ayura Etxane, una turista vasca que llegó el domingo a Calvià junto con su pareja, con quien se alojará en Santa Ponça durante los próximos ocho días, lamentaba la «falta de información» y se quejaba de que las protestas les vayan a afectar durante todos los días que estén descansando en Mallorca.

Los paros están convocados entre las 09.00 y las 11.00 horas y entre las 17.00 y las 19.00 horas de los próximos cuatro días. Además, hay previstos paros de 24 horas los días 30 de agosto y 1 y 2 de septiembre, a lo que se podría sumar una huelga indefinida a partir del día 6 si no se alcanza antes un acuerdo con la empresa.

Las personas usuarias afectadas por los paros son las que utilizan el TIB en Calvià, Andratx, Esporles, Banyalbufar y Estellencs, o bien en Palma con destino a cualquiera de estas localidades.

Insisten en sus reivindicaciones

José Antonio Valiente, presidente del comité de empresa de Moventis Illes, insiste en su petición: que se cumpla el convenio colectivo tal y como estaba redactado hace ya más de 20 años, algo que según él no está ocurriendo desde enero «en perjuicio de la calidad de vida y la economía de los trabajadores y sus familias».