Apoyo. El sector de la restauración se ha beneficiado de numerosas ayudas como las excepción del pago de las tasas de ocupación de la vía pública hasta diciembre. | Redaccion Formentera

El impacto de la pandemia ha sido muy intenso en sa Pobla. En un municipio con una alta presencia de la industria y el sector primario, la caída de la demanda de los hoteles ha afectado de una forma muy importante a sectores como el de la pagesia.
Sa Pobla maneja este año unos presupuestos que ascienden a 13.698.328,61 euros, cifra que supone un incremento de más de un 7 % con respecto a las cuentas de 2020. Dos lineas de ayudas directas han estado activas durante 2020 y 2021 en el municipio, que ha ayudado a un gran número de empresas y autónomos, siempre y cuando cumplieran con los requisitos demandados. Para la segunda mitad de este año se pondrá en marcha una tercera linea que tendrá un importe de unos 95.000 euros. Según el alcalde, Llorenç Gelabert, todos los epígrafes posibles han sido dispuestos para que ninguna empresa se quedara sin las ayudas disponibles.

El sector del comercio se ha visto apoyado con la eliminación de la tasa de ocupación de la vía pública, que estará anulada hasta el 31 de diciembre. Los bares y restaurantes también han podido duplicar la superficie de sus terrazas sin coste alguno. Además de las medidas orientadas a mitigar el impacto de la COVID-19, sa Pobla llevará a cabo una amplia serie de obras de reforma y mantenimiento, que tendrán sin duda el efecto añadido de estimular la economía.

Infraestructuras

Se procederá al asfaltado de unos 800 metros lineales del camí de Pollença, que se encuentra actualmente en muy mal estado. También será sustituido el firme de dos céntricas calles, las de Renou y Aviador Hedilla, aunque en este caso se aprovecharán los trabajos para renovar también la red de aguas.

Las instalaciones deportivas tendrán también sus propios proyectos. Se comenzará a construir el nuevo porche del estadio municipal y se procederá al pavimentado de la pista del polideportivo. Al mismo tiempo se iniciará la construcción de una completa sala multifuncional. Las obras en el complejo tendrán un importe total de 209.000 euros.

Llorenç Gelabert, alcalde de sa Pobla

LLUC. CORALES. Llorenç Gelabert , presidente de los Antics Blavets de Lluc
Normalidad. Gelabert cree que 2022 será el año de la recuperación.

«Hay que vivir bien y cuidar el planeta»

La acción es imprescindible para el éxito del pueblo. Así de tajante se muestra el alcalde de sa Pobla, Llorenç Gelabert, que trata de analizar la situación actual de su pueblo.

—¿Cómo evolucionará la sociedad en la pandemia?
—Si el mundo cambia, hay que cambiar con él. La pandemia, en términos médicos, se va relativizando. En un tiempo será una enfermedad más y nos tendremos que acostumbrar a vivir con ella. Creo que podremos vivir una relativa normalidad a principios del 2022.

—¿Cómo ha sufrido sa Pobla estos meses de crisis?
—Los efectos de la crisis se han notado en el pueblo. A nivel empresarial, muchos han visto su actividad reducida drásticamente. Los payeses por ejemplo, no han podido vender a los establecimientos turísticos su producción por la falta de demanda. Somos el pueblo de Mallorca con mayor número de viviendas vacacionales y estas han reducido su actividad casi por completo durante muchos meses. El comercio local también se ha visto muy afectado.

—¿Qué cambios nos esperan en el futuro inmediato?
—Tenemos que cambiar nuestro modelo hacia uno respetuoso, sostenible y responsable. Hay que vivir bien, pero al mismo tiempo tener en cuenta al planeta y su equilibrio. Desde sa Pobla hemos potenciado el transporte público, como con la linea de autobús 315, todo un éxito. Otro aspecto destacable será la nueva licitación del contrato de basuras, que traerá la recogida puerta a puerta a partir de noviembre.

Francesca Mir Serra, regidora de Benestar Social

Francesca Mir
Francesca Mir.

«La mayor dificultad fue adaptarse a la nueva realidad»

El mayor reto para los servicios sociales ha sido «poder dar cobertura a todos los que la necesitaban, sobre todo el principio de la crisis» afirma Francesca Mir, regidora del área. «Para ello hemos tenido que reestructurar súbitamente nuestros servicios y ajustarnos apresuradamente a la nueva realidad» relata. El presupuesto para ayudas de urgente necesidad se ha multiplicado por 4, pero en los últimos meses la demanda ha bajado. No obstante es precavida con respecto a la situación tras el verano.

Joan Pérez Comas, regidor de Economia i Hisenda

Joan Pérez Comas
Joan Pérez Comas

«Soy optimista porque sa Pobla es un pueblo muy dinámico»

Una de las claves de la recuperación en sa Pobla «han sido las ayudas a familias y empresas». Así lo asegura el regidor Joan Pérez. Aunque es optimista respecto al futuro y la recuperación, por ser sa Pobla un pueblo dinámico con un potente sector empresarial. «El sector de los servicios ha sido sin duda el más perjudicado con esta crisis» afirma, pero tiene confianza en la llegada de los fondos europeos.