Vallgornera, tema pendiente. En el mes de febrero de 2020 Govern y Ajuntament se reunieron para intentar resolver el asunto del alcantarillado de Vallgornera. Hasta el momento no se ha conseguido contar con dinero procedente de Europa para afrontar la realización de los servicios en la zona. | ARCHIVO

2

El Ajuntament de Llucmajor aprobó en pleno sacar a concurso el servicio de abastecimiento de agua potable, saneamiento y drenaje en casi todo el término municipal por un plazo de 20 años y con un valor estimado de 138 millones de euros.

El servicio actual se encuentra en prórroga desde el año 2018, fecha en que finalizó la concesión que tiene en estos momentos Aqualia. La actual licitación ya se puso en marcha el verano pasado pero al final no terminó de fraguar.

De este concurso quedan exentos los núcleos de Cala Pi, Vallgornera y es Pas. Se trata de la zona costera en la que no hay red de alcantarillado y que requiere de un plan especial por la presencia de la gran cueva protegida de Vallgornera en el subsuelo de las urbanizaciones señaladas.

De este contrato también es objeto la gestión del agua de los pozos existentes que sean de titularidad municipal o con contrato de compra; las redes de protección contra incendios y las redes de agua reciclada, cuando exista, destinadas al riego de parques y jardines y baldeo de viales, así como la balsa de tormentas de Son Gall. En cambio, quedan excluidas del servicio las redes de riego de zonas verdes.

El alcalde de la ciudad, Éric Jareño (PP) indica que «con la convocatoria de este concurso continuamos en nuestra línea de cumplir los compromisos adquiridos con la ciudadanía y con el objetivo de ofrecer el mejor servicio a todos los residentes».

Desde el Consistorio indican que se trata de un contrato muy importante a 20 años vista. Por ello se tendrán en cuenta una serie de criterios y una vez otorgado el contrato la empresa adjudicataria deberá llevar a cabo una serie de inversiones obligatorias en los primeros cuatro años por valor de 10 millones de euros. Además de comprometerse a satisfacer un canon fijo inicial al Ajuntament, una única vez y con carácter previo a la formalización del contrato por un importe de tres millones de euros.

En el transcurso del pleno el pliego de condiciones del concurso se aprobó con los votos favorables del equipo de gobierno (PP, ASI, Cs, PI y los dos regidores no adscritos) y los cuatro votos de los regidores de Més per Llucmajor y Llibertat. El PSOE y UP se abstuvieron. Antes de pasar a la votación solo la portavoz de Més pidió la palabra para agradecer a los técnicos del Ajuntament el trabajo realizado a lo largo de los últimos años. Unas palabras a las que rápidamente se adhirió el alcalde señalando que «en nombre de toda la corporación agradecer el trabajo realizado por los técnicos en la elaboración de los pliegos».