Imagen de la sede del Ajuntament d’Andratx, ubicada en el castillo de Son Mas. | Catalina Ginard

2

El nuevo interventor del Ajuntament d’Andratx, Antonio Ledesma, presentó el lunes su renuncia después que Ultima Hora desvelara el sábado su incorporación al cargo de responsable de fiscalizar la gestión económica del Consistorio, a pesar de estar procesado y pendiente de juicio por presuntos delitos de corrupción durante su anterior etapa como jefe de la Policía Local de Marratxí. Sin embargo, el alcalde Toni Mir (PSOE) ha conseguido frenar su dimisión tras haber convencido el martes a Ledesma de seguir en el cargo hasta que se le encuentre un sustituto. El alcalde reconoció ayer a este diario que Ledesma le presentó el lunes su renuncia «para no perjudicar a la institución». No obstante, Mir aseguró también que, a la hora de proponer al expolicía para el cargo de interventor accidental, el equipo de gobierno que preside tenía asumida su situación procesal y las reacciones que podrían derivarse de ella una vez que Ledesma tomara posesión del cargo.

Noticias relacionadas

El alcalde de Andratx señala que Antonio Ledesma es la única persona que han encontrado que quiera asumir las funciones de intervención. Ni fuera ni dentro del Consistorio andritxol ningún funcionario ha querido hacerse cargo de la fiscalización de la gestión económica del Ayuntamiento, lamenta Toni Mir. Cabe señalar que el cargo de interventor accidental cuenta con un periodo máximo de ejercicio de un mes. Transcurridos 30 días debe incorporarse un interventor con plaza fija o prorrogar al accidental un mes más hasta que se dé con un funcionario dispuesto a ejercer el cargo de manera continua.

La de interventor de Ayuntamiento es una figura imprescindible en cualquier órgano de gobierno y administración municipal. Un profesional que se responsabiliza del control y fiscalización interna de la gestión económica y financiera, así como de la administración presupuestaria del Ejecutivo municipal.

El alcalde de Andratx, Toni Mir (PSOE).