La organización agraria lamenta el abandono de los terrenos agrícolas que pasan a ser zonas forestales. | M. À. Cañellas

1

Justo cuando se cumplen diez años de la protección de la Serra de la Tramuntana como patrimonio Mundial de la Unesco, la organización agraria Asaja asegura que la gestión de la Serra por parte de las instituciones ha sido un «fracaso rotundo». El gerente de la entidad, Joan Simonet, recalca que en esta década el sector agrícola, ganadero y pesquero ha caído un 14,53 %, mientras el sector de la hostelería ha experimentado un mayor crecimiento (un 24,16 %) en los municipios que conforman la Serra de Tramuntana.

Los datos aportados por Asaja se refieren al informe de Sistema d’Indicadors de la Serra de Tramuntana Patrimoni Mundial, encargado por el Consell de Mallorca y que ahora la organización agraria ha analizado. «Llama mucho la atención que siendo la agricultura quien ha modelado y mantiene en la actualidad la Serra, no exista ningún bloque temático dedicado a ella y solo se considere objeto de estudio los aspectos pertenecientes a Cultura y Patrimonio, Medio Ambiente, Territorio y Movilidad», lamentan.

Simonet califica de «alarmantes» las cifras que se desprenden de este informe donde se constata, según Asaja, que entre 2010-2018 el número de explotaciones agrarias en activo se ha reducido en un 18 %. «Esto significa que han desaparecido un gran número de explotaciones pequeñas que ya no son rentables», explican. En Sóller, por ejemplo, en solo una década las explotaciones agrarias se han reducido a la mitad, pasando de 104 en 2010 a 52 en 2018.

Pese a ello, el número de explotaciones ganaderas ha sufrido en estos años un crecimiento del 40 %, pasando de 783 a 1.096. «Sin embargo el número total de animales censados disminuye», lo que demuestra la existencia de micro explotaciones. Otro de los aspectos que destaca Asaja es que la ocupación del suelo con uso agrícola ha bajado, mientras se incrementa la superficie de bosque y matorral. «Actualmente el 80 % de la Serra es superficie forestal, lo que viene que a manifestar que se está abandonando la agricultura», añaden.

Populares

También desde el PP, el portavoz de los populares en el Consell, Llorenç Galmés, recordó ayer que «los payeses merecen atención diaria y no una fiesta una vez al año». Galmés lamentó que el Consell «provoca el abandono de las fincas, sin incentivar que los jóvenes opten por seguir con el trabajo de sus antepasados» y, criticó que se pongan «palos a las ruedas» a las inversiones de los propietarios.