La imagen de la llegada del tren hasta la estación de Artà cumplió, en la tarde de este miércoles, 100 años. | FERROCAIB

8

En la tarde de este miércoles se cumplieron 100 años de la llegada del tren a Artà. Una exposición y la presentación del libro El ferrocarril de Llevant. Cent anys del tren Manacor-Artà fueron los actos principales del festejo. Aún así, en el ambiente se respiraba que la fiesta no era completa. La ‘espina’ de tener la primera traviesa del nuevo tren puesta desde marzo de 2010 pero no la segunda aún duele en el alma de los artanencs.

La exposición que se inauguró ayer cuenta con distintos plafones que dan a conocer la historia del tren de Llevant. La exposición será itinerante y se podrá ver en los distintos municipios o pueblos que conforman el recorrido del tren.

El acto, coincidiendo con el centenario de la llegada del tren al final del recorrido, fue organizado por la Fundació Ferrocaib, el Centre d’Estudis del Transport TERMINUS y el Ajuntament d’Artà con la colaboración de los ayuntamientos de Manacor, Sant Llorenç y Son Servera y de Serveis Ferroviaris de Mallorca.

Junto a los paneles de la exposición El ferrocarril entre Manacor i Artà 1921-2021, la història d’una línia centenària el mercado municipal también acogió la presentación del libro de Joan Carles Salmerón i Fernández. A lo largo de las 64 páginas ilustradas con fotografías antiguas, Salmerón explica de manera divulgativa la historia del tren de Llevant. Una historia que debía finalizar en 1977 con el cierre de la línea pero que con la reivindicación de la vuelta del tren al pueblo continua en 2009 y sigue a día de hoy.

«El libro tiene un autor pero recoge la aportación de mucha gente, especialmente de la Fundació Ferrocaib», señaló Salmerón. «Lo hemos estructurado analizando el antes y el después de la historia de linea en Artà, sin dejar de lado las características técnicas, los trenes que han circulado o los elementos que se han conservado, entre otros aspectos», añadió.

Salmerón también indica que «al inicio pensaba que podríamos tener más fotografías sobre el tren». Finalmente, entre las curiosidades, Salmerón explica como se convirtió un coche de carretera para poder circular por la vía y realizar las inspecciones.

Un momento de la presentación del libro. Foto: J. SOCIES