El Ibanat ha reabierto siete de sus diez refugios. | CAIB

1

El Instituto Balear de la Naturaleza (Ibanat) ha reabierto siete de sus diez refugios tras adaptarlos a la normativa sanitaria de la COVID-19, con reservas de hasta diez personas y mejoras que optimizan la eficiencia energética, ha informado el Govern.

Siete de los diez refugios del Ibanat han reabierto esta semana. Dos de los otros tres (s'Arenalet d'Aubarca y Son Moragues) todavía están finalizando tareas de mantenimiento y mejora, mientras que el de Binifaldó permanecerá cerrado por no poderse adaptar a la normativa sanitaria actual.

El conseller de Medi Ambient, Miquel Mir, y el gerente del Ibanat, Joan Ramon, han visitado este miércoles el refugio de la Finca Pública de Son Real para conocer las actuaciones de conservación y mejora. Mir ha declarado que la mejora constante y el mantenimiento de estas instalaciones «asociadas al derecho de goce de la naturaleza» es una de las prioridades de su departamento.

El conseller ha agradecido el esfuerzo de los profesionales del Ibanat, que ha aprovechado la pandemia para ejecutar mejoras en casi todos sus refugios.

Por su parte, Ramon ha explicado que en la mayoría de los refugios se han llevado a cabo mejoras.

Por ejemplo, en Son Real, se han ejecutado, entre otros, mejoras en el pavimento, donde se ha eliminado pintura y se ha recuperado el embaldosado tradicional. Además, se ha cambiado la estructura de la chimenea para mejorar su eficiencia energética, el mobiliario de todas las habitaciones, incluyendo las literas, y se han instalado persianas nuevas.

El gerente del Ibanat ha señalado que, en el resto de refugios, se han ejecutado actuaciones similares dirigidas a optimizar la eficiencia energética de las instalaciones y a garantizar la seguridad y el bienestar de los usuarios.