La ingeniera explicó el proyecto a Sevillano y a los alcaldes. | Juanjo Roig

1

Las obras de reasfaltado del tramo de la carretera Ma-13 que une sa Pobla y Alcúdia se han llevado a cabo en un tiempo récord para evitar su coincidencia con el inicio de la temporada turística.

En un principio estaba previsto que los trabajos se iban a prolongar durante cuatro meses, pero la constructora MAB Obres Públiques optó por acelerar las tareas y en poco más de dos semanas y media se ha logrado asfaltar el tramo de casi once kilómetros y en el que no se había realizado ninguna acción desde hace quince años.

El conseller de Mobilitat, Iván Sevillano, visitó ayer las obras junto a la alcaldesa de Alcúdia, Bàrbara Rebassa, y el alcalde de sa Pobla, Llorenç Gelabert. Sevillano resaltó que «nuestra intención era acabar los trabajos lo más pronto posible para causar las mínimas molestias a los vecinos y conductores, además teniendo en cuenta que ahora se reactiva la temporada turística».

Tanto la alcaldesa de Alcúdia como el alcalde de sa Pobla agradecieron «la agilidad con la que se han ejecutado estas obras tan importantes para la conexión entre ambos municipios».

Durante estas dos semanas y media la maquinaria ha depositado más de 17.000 toneladas de asfalto fonoabsorbente. La inversión ha sido de 2.115.841 euros y en la reposición del firme se han reciclado los materiales y se ha limpiado y desbrozado la zona de dominio.

El conseller Iván Sevillano resaltó que «algunos arcenes se han ampliado mínimamente para que puedan circular los ciclistas con más comodidad».

Más seguridad

Uno de los puntos que ha experimentado un aumento en la seguridad es el cruce de Son Fe y el restaurante de Can Segué.

El proyecto ha supuesto la creación de un carril de incorporación que acaba con el cruce anterior en el que los coches debían salir en un ángulo de 90 grados y sin visibilidad. Además, se ha reordenado el aparcamiento existente que también se ha asfaltado.