Javier Forteza atiende a un cliente. Es la novena generación al frente del colmado. | I.M.

0

Javier Forteza Mora (1960) regenta el colmado ‘La Luna’, conocido popularmente en Sóller con el malnom de ‘Can Mametes’. Con 273 años en la misma familia, es uno de los comercios más antiguos del municipio.

Javier Forteza representa la novena generación al frente de la tienda. Dispone de la escritura de compra que data de 1748. Este documento confirma que desde entonces su familia se ha dedicado a la venta de comestibles en este lugar. Según explica, sus antepasados «eran comerciantes de aceite, y lo exportaban a las otras islas y a la península». Cuenta que hubo un miembro de la familia que adquirió a un payés una cosecha de aceituna, pagándola a una peseta el quintal (100 kilos) para después solo poder venderla a 80 céntimos. «Pero mantuvo su palabra y pagó el precio convenido aunque le supuso tener que hipotecarse», añade. Javier cree que «de aquí el dicho popular solleric ‘això és vere aquí i a Can Mames de Plaça’». Recuerda también algunas historias y anécdotas que le contaba su padre y habla de personas que han pasado por ‘Can Mametes’, algunas famosas.

La tienda de la calle de Sa Lluna (que le da el nombre comercial) ha cambiado poco de aspecto desde que una importante reforma en 1879. Forteza explica que fue una hermana de su bisabuelo regresada de Francia quien comentó que en el país vecino se habían puesto de moda un tipo de tiendas especializadas en productos de calidad, y se inspiraron en ellas.

Javier se incorporó a la tienda después de realizar el servicio militar y en 1980 se decidió a seguir con el negocio. En 1985, al jubilarse su padre, Javier se hizo cargo. Pero teme que con él se termine la saga familiar al frente de ‘Can Mametes’, ya que su hija «ya tiene otra profesión».