0

Están hechos unos chavales. Los Al·lots de Llevant, una de las dos colles castelleres de Mallorca, han roto su periodo de hibernación obligatoria por la pandemia de coronavirus por un motivo muy especial: la celebración de las Fires i Festes de Manacor, tradicionalmente una de sus principales citas del año, y la conmemoración de los 25 años de recorrido desde su estreno.

El pasado fin de semana se produjo un hecho destacado: la reunión de una setentena de castellers manacorins en la ciudad, algo que no se producía desde antes de que la COVID nos cambiara la vida. Todos ellos, con distancia de seguridad y mascarillas, posaron para una fotografía de familia muy especial, una foto conmemorativa del 25 aniversario de la entidad.

Un recuerdo destacado de ese día especial «ante la imposibilidad de realizar cercaviles ni tampoco actuar», algo que las personas seguidoras de esta actividad antes del coronavirus echan mucho de menos, pues apretar en las pinyes o escalar los troncs finet i pel mig como mandan los cánones es cosa difícil manteneniendo la distancia social.

Sobre cuándo podremos volver a disfrutar de esta actividad en la Isla se mantiene aún la incógnita, y las agrupaciones baleares ven con cierta lejanía como en Cataluña algunas colles han emprendido el retorno a la actividad con cuentagotas y trabajo en grupos reducidos, y se han anunciado los primeros encuentros castellers en época pandémica para Sant Joan.