Salvà, en los jardines de la Cartoixa, explicó los proyectos y novedades. | Pere Bota

2

La Cartoixa de Valldemossa, el principal atractivo turístico y cultural del municipio, reabre hoy sus puertas y afronta la temporada turística «con incertidumbre pero también con mucha ilusión». Así lo reconoce su gerente, Jaume Salvà, quien recordó ayer que «en octubre hubo un intento de reabrir, pero se tuvo que cerrar por la falta de visitantes». La Cartoixa, como otras actividades turísticas, cerró en marzo de 2020 por la pandemia. Poco más de un año después la situación ha cambiado y, según Salvà, «hemos recibido muchas muestras de apoyo y cariño desde el sector turístico y desde muchos de los comercios y negocios del pueblo, lo que agradecemos mucho, ya que la Cartoixa es un lugar emblemático muy querido».

Según el gerente, la reapertura estará marcada por la recuperación gradual de los mercados y el aumento de la confianza del turista. Además apunta que será clave «la decisión final que adopte el Gobierno británico sobre las visitas turísticas a Balears, ya que el mercado británico es uno de los más importantes para nosotros». Los responsables están trabajando «intensamente» para garantizar a los visitantes del conjunto monumental, «todas las medidas sanitarias necesarias».

Entre las novedades a destacar remarca «divulgar los cuatro siglos de presencia cartuja, como la capilla renacentista de San Bruno, una joya del antiguo monasterio. También se trabaja en una nueva exposición conmemorativa del 150 aniversario del pintor Joan Fuster (1870–1943) y en algunas «sorpresas audiovisuales».