Josep Ferrà, en una imagen de archivo. | Més per Mallorca

9

El portavoz adjunto de Més per Mallorca en el Parlament, Josep Ferrà, ha asegurado que este lunes «no es un día cómodo» para la formación ecosoberanista por la inauguración del desdoblamiento de la carretera que une Llucmajor con Campos.

En una rueda de prensa en el Parlament, Ferrà ha expresado que la formación no ha participado este lunes en esta inauguración por lo que «recupera parte de comodidad».
«Nos encontramos ante la inauguración de unas obras en las que Més trabajó desde el primer momento para que tuvieran el menor impacto posible», ha destacado.

El diputado ha recordado que esta infraestructura «no forma parte de la línea del relato de Més per Mallorca». «Reconocemos que fue un error», ha declarado.

Sobre las peticiones de dimisión de Miquel Ensenyat por parte de entidades ecologistas, Ferrà ha recordado «que no es ninguna novedad» y ha señalado que «el movimiento ecologista está en su derecho de pedir las dimisiones que consideren».

La Ley Trans

Por otro lado, Ferrà ha pedido «valentía» a los dos partidos que apoyan al Gobierno central para que mañana se apruebe la ley trans que se debate en el Congreso. Según Ferrà, con esta ley se ha visto «una especie de pelea entre los sectores feministas del PSOE y Podemos que iría más allá de esta Ley y que parece más una guerra de poder en medio de un Gobierno de coalición».

En este sentido, el diputado ecosoberanista ha censurado estos posicionamientos y ha dicho que «cuando parece que se está a punto de aprobar una Ley que cambiará la vida de miles de personas, se abren obstáculos que no se pueden entender».

Franja de Gaza

Finalmente, el diputado ha condenado «de forma enérgica el ataque israelí que se está llevando a cabo estos días contra la Franja de Gaza, en Palestina». De acuerdo con Ferrà, el Estado español debe exigir a las Naciones Unidas sanciones y una mediación que detenga «la situación de apartheid colonial a la que Israel somete a la población palestina desde 1948».

«Los crímenes contra población civil indefensa y especialmente contra niños merecerían retirada de relaciones diplomáticas y sanciones que no se están produciendo», ha concluido.