La Policía Local de Santa Margalida protestó dos veces a principio de año, la segunda a bordo de vehículos. | Lola Olmo

2

La Policía Local de Santa Margalida quiere dejar de cubrir turnos de noche ante la merma de la plantilla debido a los continuos traslados de agentes a otros municipios, a la vez que otros están de baja, en excedencia o en segunda actividad.

El detonante ha sido la solicitud de excedencia por parte de dos agentes más para incorporarse a las plantillas de Selva y Manacor. «Muchas noches queda un solo policía y solo se puede atender el teléfono y si surge algo grave, llamar a la Guardia Civil», explican los agentes.

El alcalde de Santa Margalida, Joan Monjo, no está dispuesto a permitir que se marchen más agentes y ha puesto en marcha la contratación de vigilantes privados para suplir la falta de efectivos policiales. «Yo no he firmado las excedencias, y la realidad es que con la plantilla de 14 agentes que tenemos sería suficiente para cubrir todos los turnos, si no fuera porque hay algunos que llevan hasta 18 meses de baja».

Según el alcalde, que la Policía Local no quiera trabajar de noche es «la reacción al hecho de que la Delegada del Gobierno haya tumbado los incentivos que acordamos con los policías; la señora Calvo debería explicar cómo lograba conservar a sus agentes cuando fue alcaldesa de Palma, porque todos se quieren ir allí porque les pueden pagar más».

Por su parte, la Policía Local renunciará a las mejoras negociadas con el Ajuntament tras las protestas realizadas en enero. «Si es ilegal no lo aceptaremos para que luego nos pidan devolverlo», apuntan. El alcalde ha convocado a todos los partidos para debatir la situación. El portavoz del PSOE, Xisco Bergas, pide a Monjo «que se voten por separado las mejoras legales de las que incumplen la ley, para poder salvar parte de los acuerdos logrados».