Los técnicos del área de Medi Ambient ofrecen información sobre el sistema de recogida selectiva a pie de calle. | Maria Nadal

4

El Ajuntament de Manacor ha puesto en marcha la última fase de la implantación de la recogida selectiva en el municipio y el regidor de Medi Ambient, Sebastià Llodrà, avanzó ayer que «Manacor será el municipio más grande de Balears con el servicio de recogida orgánica implantado al 100 %». Esta semana el sistema llega a los barrios de Fartàritx y es Serralt.

Para mejorar las cifras de reciclaje, el Consistorio ha ampliado el contrato de recogida de basura y colocará 250 nuevos contenedores de orgánica, que se sumarán a los 150 que ya se habían previsto desde el principio. También habrá nuevos contenedores del resto de fracciones. Por ello, se ha ampliado el contrato con la empresa concesionaria que se encarga de prestar el servicio, lo que tiene un coste de 1,3 millones de euros que se dividirán entre los tres próximos años.

Con la implantación total de recogida de materia orgánica, el Ajuntament camina hacia el cumplimiento de lo que marca la Llei de Residus y conseguir pagar menos de incineración. De esta manera, se puede conseguir la rebaja en los recibos de la tasa de basuras siempre y cuando los vecinos se acojan al sistema de tarifa reducida. «De los 26.000 recibos que hay en Manacor se han solicitado unas 9.000 tarifas reducidas y hay en funcionamiento 3.100 tarjetas para poder utilizar los contenedores de materia orgánica», según Llodrà.

Las previsiones del Ajuntament es alcanzar el 27% de reciclaje en cuanto el sistema esté implantado del todo (en 2018 se reciclaba el 13 %) y el alcalde, Miquel Oliver, indicó que se facilitará que todos los ciudadanos que lo deseen puedan reciclar. Sobre la tasa, Oliver recordó que «es una tasa viva que cada año se revisarán los costes por lo que se podrá reducir».