El déficit de precipitaciones desde de septiembre de 2020 hasta marzo de 2021 ha afectado gravemente a varios sectores agrarios.

1

La Conselleria de Agricultura, Pesca y Alimentación ha aprobado la resolución que reconoce la sequía meteorológica en el ámbito agrario de Mallorca y Menorca, lo que permitirá que los agricultores o los ganaderos que tengan asegurados los cultivos, puedan cobrar los seguros y descuentos en los módulos del IRPF de la campaña de 2021.
Esta resolución viene motivada por la disminución de la precipitación de septiembre de 2020 a marzo de 2021.

Según ha explicado la Conselleria este lunes, el déficit de precipitaciones desde de septiembre de 2020 hasta marzo de 2021 ha afectado gravemente a varios sectores agrarios de los municipios de Mallorca y Menorca, especialmente el sector de la ganadería con un efecto acusado en la producción de pastos, donde la sequía está provocando una importante reducción de los rendimientos.

También la baja pluviometría ha ocasionado que los cultivos de secano sembrados durante el otoño de 2020 (pastos, cereales y leguminosas) se hayan visto gravemente afectados, puesto que durante la germinación en el suelo, las semillas tuvieron la humedad suficiente para hacerlo pero, a partir de principios de año, no han podido absorber suficiente agua del suelo para el correcto desarrollo del grano y la producción de biomasa.

Esto ha provocado que se hayan secado las hojas y clorosis por la carencia de agua, poca crecida de los entrenudos de los tallos y un inicio de espigada muy temprano, así como la pérdida de la capacidad de rebrote por la carencia de agua y bajada de la producción de biomasa.

En Mallorca, los técnicos de los Servicios de Mejora Agraria y Pesquera (SEMILLA) han hecho un seguimiento agronómico de campo a diferentes parcelas sembradas de pastos, cereales y leguminosas para evaluar las pérdidas en la producción de biomasa para la alimentación animal y para la producción de grano. De media, se han detectado unas pérdidas debido a este fenómeno climático adverso, dependiendo de las zonas, del 60 al 80% en la producción de forrajes, del 40 % al 90 % en la producción de cereales y del 70 % al 90 % en la producción de legumbres. Este mismo seguimiento se ha llevado a cabo en la isla de Menorca por los servicios técnicos del Fondo de Garantía Agraria y Pesquera (FOGAIBA) y se han detectado, de media, unas pérdidas por este fenómeno climático adverso, dependiendo de las zonas, del 60 al 70% en la producción de forrajes, del 70 % al 80 % en la producción de cereales y del 80 % al 90 % en la producción de legumbres.