Representación gráfica del futuro colegio que se construirá detrás de General Luque. | Redacción 20M

6

Desde que se abriera por primera vez hace exactamente cinco años la matriculación de alumnos en el que será el nuevo colegio público de infantil y primaria de Inca, sus estudiantes siguen asistiendo a clase de forma provisional a las instalaciones del colegio Ponent y de la escoleta Toninaina. Las obras de construcción de la nueva escuela ni tan solo han comenzado.

El Govern asegura que entregará al Ajuntament d’Inca «entre finales de esta semana y principios de la próxima» el proyecto básico ampliado que «permitirá avanzar la licitación de las obras mientras se completa la redacción del proyecto».

Así se lo ha explicado a Ultima Hora el director general de Planificació i Centres, Antoni Morante, consciente de que «aunque nuestra intención era abrir el nuevo colegio en septiembre de 2022, a estas alturas lo prudente es decir que el objetivo es que los alumnos se trasladen en el curso 2022-2023».

En estos momentos 130 escolares del colegio nuevo estudian en Ponent y en Toninaina. Ambos centros están al límite de su capacidad por lo que el inicio ayer del proceso de admisión para los niños que comenzarán la educación infantil de 3 años en septiembre aumenta la presión.

Además, debido a la COVID Inca ha tenido que desviar al colegio Rodamnilans de Sineu a algunos alumnos de escolarización tardía. El nuevo colegio de Inca costará 5,1 millones de euros (que adelanta el Ajuntament) y tendrá capacidad para 450 alumnos.