Una de las infraestructuras más dañadas fue el paseo de Cala Gat que quedó totalmente destrozado como consecuencia del temporal. También afectó a un tramo del paseo marítimo de Cala Rajada. La reparación de las infraestructuras ascendió a tres millones de euros. | Archivo

12

La comarca del Llevant sigue a la espera de las ayudas ministeriales prometidas por los daños causados por el temporal ‘Gloria’, un año después de la terrible borrasca que dejó, en enero de 2020, daños millonarios en diversas infraestructuras.

Los municipios más afectados fueron Capdepera y Manacor pero otros como es el caso de Sant Llorenç o Son Servera también padecieron las consecuencias meteorológicas. Los ayuntamientos se pusieron manos a la obra y avanzaron el dinero para ejecutar, por vía de urgencia, los diferentes proyectos de reparación de los daños causados con el compromiso del Gobierno de una subvención del 50 por ciento de la inversión realizada. Aunque la tramitación sigue su curso los diferentes consistorios lamentan la lentitud en el proceso y piden al gobierno central «celeridad» a la hora de resolver las ayudas.

Fuentes de la Delegación de Gobierno aseguraron que se siguen los plazos establecidos en la normativa. «Todas las solicitudes están instruidas y remitidas a Madrid. Está pendiente de la resolución del gobierno central. El plazo para solicitarlas finalizó el 31 de enero».

La regidora de Urbanisme del Ajuntament de Manacor, Núria Hinojosa (PSOE), dice ser consciente de que «la tramitación es muy lenta. Desde los ayuntamientos hemos cumplido y hemos presentado las peticiones. En nuestro caso hemos resuelto las deficiencias que nos remitieron. Los ayuntamientos, con el temporal, vivimos momentos de presión y el Llevant estuvo a la altura de las circunstancias. Decidimos ejecutar por vía de urgencia los proyectos. Ahora el Ministerio tiene el deber moral de asumir su compromiso y pagar el cincuenta por ciento».

Manacor tiene cuatro proyectos: la estación de bombeo de Cala Magrana, la reparación de los desperfectos en ses Coves Blanques, el paseo de Calas de Mallorca y un tramo del paseo de S’Illot. Proyectos con un valor de más de 600.000 euros.

Capdepera fue uno de los municipios más afectados. La regidora de Urbanisme, Mónica Viejo (PSOE), explica que «los daños se cuantificaron en unos tres millones con lo que la subvención es de 1,5 millones. Se trata de la reparación de los paseos de Cala Gat y del paseo marítimo de Cala Rajada. La documentación está bien presentada y hemos insistido en varias ocasiones y nos dicen que está en manos de Madrid. Pedimos celeridad. El presidente del gobierno cuando vino prometió ayudas inminentes».

Los daños en las playas no se incluyen en las ayudas, cosa que lamentan desde Son Servera y Sant Llorenç. La alcaldesa de San Servera Natalia Troya (PSOE) explicó que «el temporal fue muy duro para nuestra costa y pese a la ayuda recibida seguimos luchando para poder hacer actuaciones contundentes para la reparación de nuestras playas que fueron las más perjudicadas».

El alcalde de Sant Llorenç, Mateu Puigrós, añadió que «en obras declaradas de emergencia se tendrían que agilizar un poco los trámites».