La playa de sa Font de sa Cala tendrá este año un total de 74 hamacas y 37 sombrillas. | Assumpta Bassa

3

La situación sanitaria ha obligado al Ajuntament de Capdepera a sacar por vía de urgencia la explotación de los servicios temporales de las playas del municipio hasta el mes de octubre para hacer frente a la nueva temporada turística. La concesión finalizó hace dos años pero la pandemia ha dificultado la puesta en marcha de una nueva contratación.

Con el objetivo que los usuarios de las playas puedan disfrutar este verano de las hamacas y las sombrillas, el Ajuntament saca a licitación, en cinco lotes diferentes, los servicios de Cala Mesquida; Cala Agulla; Canyamel; Son Moll y Font de sa Cala por un total de 406.091 euros. En condiciones normales los ingresos que percibe el Ajuntament por este concepto, según explicó la regidora de Contractació Lorena Molinillo, «ascienden a 1,5 millones». Ello supone una perdida de más de un millón de euros, un 73 % menos de ingresos.

Servicios

La playa más grande, la de de Cala Agulla, contará con 250 hamacas, 125 sombrillas y 125 cajas fuertes, un baño adaptado y 30 papeleras. El precio de licitación es de 140.039 euros.

Otro de los lotes hace referencia a Cala Mesquida. El canon es de 61.307 euros y se instalarán 120 hamacas y 60 sombrillas además de un kiosco y un baño adaptado. En el caso de Son Moll se contará con 115 hamacas y 58 sombrillas con las respectivas cajas fuertes. El precio de licitación es de 96.241 euros.

Finalmente el canon de la playa de Canyamel es de 52.435 euros y el de sa Font de sa Cala sube a 56.066 euros.