Las serpientes invasoras generan problemas con la fauna autóctona. En la imagen una culebra de herradura. | Redacción Local

8

La presencia de serpientes foráneas, que representan una amenaza para las especies propias de Mallorca y del conjunto de Baleares, es una cuestión acuciante que ha tomado relevancia en los últimos años en los que su presencia se ha disparado. Con la llegada de la primavera y el ascenso de las temperaturas, ya empiezan a reportarse los primeros encuentros de personas, especialmente en la Part Forana de la Isla, con estos ofidios, muchos de los cuales se aproximan a los dos metros de longitud.

Los técnicos de Medi Ambient del Govern trabajan en su control a través del Consorci de Recuperació de Fauna de les Illes Balears (COFIB). Los materiales de este órgano explican que nunca ha sido posible erradicar las serpientes invasoras de las islas grandes donde han sido introducidas por la mano del hombre, y aunque en la Península están protegidas, en Baleares no lo están, motivo por el cual «es conveniente capturar todos los animales que sea posible para reducir la población y evitar que aumente la distribución».

Si encuentra un animal en un lugar donde pueda quedar controlado, la recomendación es avisar al COFIB para que se encargue de retirarlo. Si no puede mantener al animal bajo control, la mejor solución es sacrificarlo mediante un procedimiento que evite sufrimientos innecesarios. Además es conviniendo avisar al ayuntamiento y registrar los datos para confirmar la especie y mantener actualizados los registros.

Un buen método para el control de las serpientes invasoras de Mallorca es fabricar una trampa con los siguientes elementos:

- Chapa: 1 cm. de grueso aproximadamente. Aguantará mejor si es tablero marino.
- Red metálica (no de plástico): orificios de 5 x 5 mm. como máximo.
- 4 bisagras.
- 2 cierres.

En este apartado de la web del Servei de Protección d'Espècies del Govern recogen las instrucciones para fabricar de forma casera una trampa para atrapar serpientes invasoras.