La denunciante trabaja en la recogida de residuos que hace Emser. | Juanjo Roig

2

CCOO informó este lunes de que «una empresa de Pollença ha reincorporado a una empleada a la que había despedido de manera improcedente por motivos de discriminación machista». Aunque CCOO no la cita expresamente, el alcalde, Tomeu Cifre, confirma que los hechos se corresponden con la reincorporación de la única mujer trabajadora de la Empresa Municipal de Servicios (Emser). Cifre niega que el despido se debiera a su condición de mujer. «Es una persona contratada a través del Soib a la que la regidora Francisca Cerdà y yo decidimos rescindir el contrato porque tenía informes desfavorables de sus superiores y quejas de compañeros», asegura. «La trabajadora puso una demanda y finalmente decidimos darle una oportunidad y la readmitimos hace 15 días. Habríamos actuado igual si se tratara de un hombre», añade.

En un comunicado de prensa, el sindicato ha señalado que el despido se produjo el pasado mes de diciembre, cuando la empresa procedió a la finalización del contrato de trabajo de la única trabajadora del departamento.

Según CCOO, se han hecho reiteradas peticiones a la empresa para que adapte sus instalaciones, ya que no existe vestuario ni baño femenino, por lo que la trabajadora tiene que cambiarse de ropa en un cuarto de almacenamiento de productos de limpieza.

Además, el sindicato ha asegurado que la ducha habilitada para la empleada, está dentro del vestuario masculino y se encuentra situada al lado del inodoro que utiliza este personal. «Esta situación que sufre la trabajadora la consideramos discriminatoria, vejatoria, y humillante y le provoca un gran estrés y angustia que los delegados de CCOO pusieron en conocimiento de la empresa», han indicado desde el sindicato.

De acuerdo con CCOO, «la respuesta de la empresa fue la de proceder a la finalización de la relación laboral con la trabajadora de manera improcedente, lo que llevó a la afectada a interponer una demanda por la nulidad del despido, ya que se interpreta que este responde a la intención de no proceder a adaptar las instalaciones».

Así, a la espera de señalamiento para el juicio, la empresa ha decidido proceder a la reincorporación de la trabajadora afectada. CCOO ha apuntado que «una futura sentencia habría puesto de manifiesto que se produjo una vulneración de los derechos fundamentales de una trabajadora por ser mujer».

Desde CCOO han considerado «correcta» la rectificación de la empresa y la reincorporación de la trabajadora, aunque ha recordado que todavía no se ha producido la adecuación de las instalaciones que han solicitado.