Miquel Oliver y Maria Antònia Truyols se reunieron con representantes de varios sectores económicos del municipio. | Maria Nadal

El Ajuntament de Manacor ultima la redacción de un plan de reactivación económica para desarrollar entre los años 2021 y 2025.

El alcalde, Miquel Oliver, explicó que se trata de un calendario de actuación acordado por todos los grupos políticos con representación en el Ajuntament «porque el plan va más allá de esta legislatura». Durante esta semana está previsto que los grupos de la oposición y del equipo de gobierno hagan sus propuestas de las actuaciones que se llevarán a cabo con el dinero del remanente municipal.

Oliver dijo que «nuestro objetivo es recoger todas las propuestas y trabajar de manera consensuada entre todos a corto y medio plazo».

Noticias relacionadas

El alcalde explicó esta reactivación a los representantes de los sectores económicos de Manacor durante una reunión mantenida ayer en la que también participó la regidora d’Hisenda, Maria Antònia Truyols. Por parte de los empresarios estuvieron Biel Padilla, de Barema; Joana Frau Ginard, de la Associació de Comerciants Na Camel·la; Domingo Martí, de la Associació Polígon i Metall; Mateu Català, de Pimem Manacor; Joan Pol, de la Associació Hotelera Cales de Mallorca, y Susana de Juan, de la Associació Hotelera de s’Illot.

Todos los representantes se interesaron por las medidas que pondrá en marcha en Consistorio manacorí y pidieron que también se consensuarán con el tejido empresarial. El alcalde Oliver también habló sobre la partida de ayudas que se habilitará por parte del Consell, el Govern y el propio Ajuntament que habilitarán unos 350.000 euros cada uno. En total habrá poco más de un millón de euros para ayudas directas.

Durante el encuentro, Susana de Juan también preguntó sobre la posibilidad de prorrogar el pago de los impuestos durante los próximos cuatro años. «Estamos ahogados y necesitamos de medidas que nos ayuden a respirar un poco», dijo.

El alcalde Miquel Oliver dijo que «si se modifica la ley no hay ningún problema en que los impuestas se paguen en cuatro años, pero se debe tener en cuenta que habrá intereses porque es una financiación de la deuda. Aún así, recogemos la propuesta y se estudiará».