Durante las últimas nevadas las carreteras de la Serra se colapsaron varios días. | Curro Viera

Este miércoles tuvo lugar la primera reunión de la comisión formada por distintas administraciones para tratar de elaborar un protocolo de actuación frente a las aglomeraciones que se producen en la Serra de Tramuntana y el colapso que se genera en las carreteras y calles de sus municipios.

Técnicos de la direcció general d’Emergències i Interior del Govern, del departamento de Carreteres del Consell, la Dirección General de Tráfico y el alcalde de Escorca, Antoni Solivellas, pusieron sobre la mesa la necesidad de dar una respuesta coordinada en el momento en que se produce una situación como la vivida durante días en la carretera de la Serra, entre Lluc y los embalses y desde Sóller, por la enorme afluencia de gente que quería disfrutar de la nieve. «No son solo los atascos, hay otros problemas colaterales, como que se colapsen las líneas de teléfono y que no nos podamos comunicar o que los vehículos de auxilio no puedan llegar en caso de emergencia», apunta Solivellas. En este sentido, el Ajuntament d’Escorca pide a las administraciones más personal cualificado, así como una labor de prevención, información y coordinación entre todas la autoridades.

Por su parte, Emergències destacó el inicio de estos contactos, que comenzaron con Escorca por ser el más afectado, pero que continuarán con otros municipios. «La intención es elaborar un borrador que se presentará a todos los organismos afectados para ser consensuado. Para poder definir ese protocolo, se ha iniciado un trabajo previo para contemplar las aportaciones de todas las instituciones implicadas», apunta Emergències.