La ordenanza se aprobó en abril de 2016. En ella se obliga a los propietarios de Manacor de edificios de más de 50 años a contractar un técnico para que haga la evaluación de sus inmuebles. De esta manera las viviendas se pueden conservar mejor al tener detectado su estado actual. | Guillem Mas

Menos de un diez por ciento de los propietarios de edificios que tenían que presentar al Ajuntament de Manacor la inspección técnica sobre su estado de conservación a lo largo de 2020 han cumplido con su obligación. Según el departamento de Urbanisme los propietarios de alrededor de 1.750 viviendas, con una antigüedad superior a los 50 años, estaban obligados a presentar este informe de evaluación de edificios (IAE) y solo lo han hecho efectivo un total de 132. De éstos, 110 han sido favorables, 9 desfavorables y 13 con deficiencias.

Así lo explicó a este periódico la regidora d’Urbanisme del Ajuntament de Manacor, Núria Hinojosa. «Desde nuestro departamento hemos empezado a trabajar de lleno en esta ordenanza que fue aprobada en abril de 2016. El año pasado, de los documentos presentados, 110 han sido correctos, 9 han sido desfavorables y otros 13 presentan deficiencias que se pueden subsanar».

Estado

Gracias a la inspección técnica que deben pasar los edificios, los propietarios pueden conocer el estado de conservación de su inmueble y, en el caso que presente una patología, se puede actuar de manera preventiva y de esta manera evitar su deterioro.

Hinojosa asegura que desde el Ajuntament van a hacer cumplir la normativa. «Lo tenemos claro. A partir de verano empezaremos a aplicar el régimen sancionador. Damos un margen a los propietarios para que cumplan con su obligación».

La ordenanza prevé multas de 600 a 1.500 euros, y en el caso que la propiedad, una vez advertida de la sanción, cumpla se reduce a 150 euros.

La responsable de Urbanisme explicó a este periódico que «nosotros enviamos la notificación con carta certificada a los inmuebles afectados en la relación realizada desde Urbanismo. Además hay folletos informativos explicando esta obligatoriedad. Es importante pasar esta evaluación porque es una garantía para el propietario que sabe cual es su estado de conservación del edificio». A su vez quiso aclarar que «el Ajuntament no ingresa ni un euro de todas las inspecciones presentadas». Los gastos de la inspección de la finca van a cargo de los propietarios.

El informe debe realizarlo un profesional, ya sea un arquitecto o un arquitecto técnico. La evaluación del edificio ha de describir si se aprecian desperfectos en el inmueble y sus posibles causas así como las medidas prioritarias recomendables para asegurar su estabilidad y consolidación estructural además de la certificación de la eficiencia energética del edificio.

La regidora de Urbanisme hizo un llamamiento a los ciudadanos para someter sus inmuebles a esta revisión e informó que, una vez pasada, los propietarios solo deberán renovar el informe cada diez años.

Conservación. La ordenanza se aprobó en abril de 2016. En ella se obliga a los propietarios de Manacor de edificios de más de 50 años a contractar un técnico para que haga la evaluación de sus inmuebles. De esta manera las viviendas se pueden conservar mejor al tener detectado su estado actual.