La casa está junto a la zona verde del Serral de ses Monges.

La primera casa biopasiva en Inca es finalista en la séptima edición de los Premis d’Arquitectura de Mallorca. El Colegio de Arquitectos, que entrega estos premios, ha hecho públicos los trabajos elegidos en la presente edición y en la categoría de Vivienda Unifamiliar, Marès Arquitectura con su proyecto Es Lledoner, está entre ellos.

Es Lledoner es la primera casa biopasiva de Inca, una obra en la que el arquitecto Jaume Luis Salas se ha implicado especialmente. «Como biopasiva podemos definir una casa sana» afirma Salas, «una casa que tanto tenga un balance energético positivo (que produzca más energía de la consume), como que se preocupe por los materiales con los que se ha construido». En este aspecto la vivienda ubicada junto al Serral de ses Monges, cumplió su objetivo de generar una mínima huella de carbono empleando materiales de proximidad.

Si bien la casa ha sido seleccionada como finalista por sus virtudes arquitectónicas, para su responsable ha sido también su condición de biopasiva un elemento determinante: «El Colegio de Arquitectos se ha interesado por primera vez por una vivienda de este tipo y creo que esto evidencia que el camino de la construcción va por ahí».

Cada vez hay más demanda de casas biopasivas, pero pesa aún la inercia de un mercado poco dado a las innovaciones. Una vivienda de este tipo puede tener un sobrecoste del 10%, que sin embargo se puede amortizar en los primeros cinco años de uso.