Imagen de desinfección de la residencia.

26

La Conselleria de Salut ha ordenado la intervención de la residencia privada de ancianos Bell Entorn de Sóller para «contener los contagios de COVID-19 y asegurar la atención adecuada a los usuarios». La única muerte por coronavirus que se ha comunciado este domingo es de un residente de esta residencia.

El Ejecutivo autonómico ha justificado la toma de esta medida «después de que los cribados realizados hayan demostrado que un elevado número de residentes y trabajadores se han contagiado y dado que esto ha puesto de manifiesto que las acciones llevadas a cabo por este centro para controlar la propagación de la enfermedad han resultado insuficientes». Por ello, «el IMAS y el Govern han decidido asumir el control de la gestión sanitaria asistencial del centro para garantizar la protección de los mayores», han explicado.

Entre los 152 usuarios del centro se han detectado 83 positivos, es decir, más de la mitad de los residentes. Cabe precisar que 50 de ellos están hospitalizados, solo quedan en la residencia los asintomáticos. Además, hay 33 profesionales contagiados.

Ante esta situación, Salut ha considerado «necesario y proporcionado tomar, de manera inmediata, varias medidas de tipo sanitario y asistencial que sobrepasen las capacidades de los responsables del centro».

En concreto, se ha intervenido la gestión sanitaria asistencial en relación a todos los procesos relacionados con la COVID-19 y se ha designado una coordinadora sanitaria. Sus funciones son las de control, coordinación y dirección de la actividad asistencial sanitaria del centro, dirigiendo el equipo de personal de la residencia y en su caso, el asignado por el Servei de Salut. A partir de ahora, el personal, el equipo directivo y la titularidad de este centro, así como los propios residentes, se regirán por las instrucciones, órdenes y disposiciones que emita la coordinadora. Esta situación se mantendrá durante 20 días.

La decisión de intervenir la residencia la tomó Salut este pasado sábado, en colaboración con el IMAS, aunque hasta este domingo no se ha informado de ello.

Noticias relacionadas

En una nota de prensa, el Govern ha recordado que a mediados de esta semana un equipo de enfermeras del Servei de Salut se desplazó a la residencia Bell Entorn de Sóller con el fin de organizar la actividad. Además, el 061 se ha encargado de hacer una valoración in situ de los residentes y llevar a cabo los traslados necesarios a diferentes hospitales.

Desde mediados de esta semana, un equipo del 061 -formado por un médico, un enfermero y un técnico de transporte- se ha desplazado a la residencia para hacer una valoración in situ de los residentes y llevar a cabo los traslados hospitalarios. Asimismo, un equipo de enfermeras ha ido mañana y tarde para organizar todos los procesos sanitarios relacionados con el coronavirus, llevar a cabo formación a los trabajadores y asegurar que los residentes se encuentran en un buen estado de salud.

El Govern ha asegurado que «los usuarios de las residencias son un colectivo prioritario dada su vulnerabilidad. Por ello, se ha hecho un esfuerzo importante para tomar medidas de manera coordinada entre las instituciones para detectar y aislar casos nuevos lo antes posible mediante cribados; para ofrecer la atención adecuada a cada usuario de acuerdo con las necesidades específicas derivadas de su estado de salud, y para establecer protocolos de actuación claros para ayudar a todos los centros a afrontar esta situación tan complicada».

La tercera residencia intervenida

En este sentido, han asegurado que «desde el principio de la pandemia el equipo de coordinación sociosanitaria -formado por directivos de los consells de Menorca, Ibiza y Formentera, del IMAS y de las conselleries d'Afers Socials y Salut hacen un seguimiento diario de la situación los centros, que han disponer de un plan de contingencia y cumplirlo».

Cabe recordar que el Govern ya intervino dos residencias de la tercera edad en la primera oleada de la pandemia: Oasis y Domus Vi Palma. Por tanto, con la de Bell Entorn de Sóller ya son tres las residencias intervenidas.

En las residencias de la tercera edad de Baleares hay 4.344 usuarios, de los cuales 255 son positivos. De estos 121 se encuentran hospitalizados y el acumulado de personas muertas con coronavirus es de 124. En cuanto a los profesionales, hay 92 positivos activos.