Las obras se ejecutaban en el paseo marítimo. | Assumpta Bassa

9

El Ajuntament de Capdepera ha informado de que ha reanudada las obras del paseo de Cala Rajada, después de que la Demarcación de Costas haya dictaminado que no suponen delito urbanístico como había denunciado el grupo ecologista GOB, aunque se ha iniciado una propuesta de sanción por dos puntos de la obra.

Costas detuvo las obras de reparación del paseo para estudiar una denuncia del GOB según la cual las obras representaban un delito medioambiental, ha detallado el consistorio en un comunicado.

La Demarcación de Costas autoriza continuar y, paralelamente «continúa la discusión entre los servicios técnicos municipales y los de Costas, en relación a la autorización de dos puntos donde se ha hecho la obra, y por este motivo se ha iniciado un proceso de propuesta de sanción al que el Ayuntamiento presentará alegaciones», indica el consistorio en la nota.

El alcalde, Rafel Fernández, ha manifestado que la preocupación del ayuntamiento por la acusación del GOB «sobre un posible delito medioambiental que implicaba responsabilidades penales, pero el celador de Costas ha comprobado in situ el estado de las obras y ha demostrado que no hay delito medioambiental». «Ha quedado en evidencia la poca fundamentación de la denuncia del GOB», ha añadido el alcalde.

La concejala de Urbanismo, Vías y Obras, Mónica Viejo, ha detallado que habrá un paso abierto desde la plaza Castellet hasta la plaza Son Moll, para garantizar la accesibilidad de todo el paseo.

Se reiniciarán las obras desde la plaza de Son Moll hacia na Ferradura, se buscará la apertura total del paseo para minimizar los daños colaterales y se priorizará la zona de bares y restaurantes por encima de la zona de na Ferradura, para favorecer la actividad del tejido empresarial.