Dos zonas independientes. El edificio constará de dos refugios, aunque compartirán aseos y servicios como la barbacoa. El primero tendrá acceso propio y capacidad para cuatro personas, mientras que el segundo, que tendrá áreas de estar y comedor, podrá albergar a diez personas.

12

El BOIB anunció la pasada semana la puesta en marcha por parte del Instituto Balear de la Naturaleza (Ibanat) de las obras que por fin harán realidad el refugio de montaña de ses Cases, en la finca de ses Figueroles de Selva.

El proyecto original para la construcción de este refugio data de 2009, pero quedó aparcado al desaparecer el departamento que lo había iniciado, la Dirección General de Biodiversidad, perteneciente a la Conselleria de Medi Ambient. Ahora es el Ibanat quien se ha ocupado de reactivar la reforma de estas casas.

Ses Cases constan en el catastro como originarias de 1900 y se encuentran dentro de la mencionada finca pública de ses Figueroles, ubicada a caballo entre Selva y Escorca, con una extensión de más de 300 hectáreas enclavadas en un espacio natural de gran belleza y valor ecológico.

Modificaciones

Las obras realizadas en estas casas lograrán que su superficie habitable llegue a alcanzar los más de 400 metros cuadrados sin que se haya tenido que ampliar su planta. Esto se logrará con la construcción de dos nuevos altillos. Entre las modificaciones que sufrirán estas edificaciones también están la eliminación del estanque, que pasará a ser una zona de barbacoa, la reasignación de la denominada «zona de guardas», que pasará a ser la zona 2 del refugio y la reasignación y renombramiento de los espacios exteriores para los fines propios de un refugio de montaña. Los interiores se reformarán conforme a las normativas para maximizar la eficiencia energética una vez estén en uso.

El presupuesto de 213.835 euros de los que consta el proyecto incluyen también la adecuación total de las casas para su uso como refugio, incluyendo todo el equipamiento habitual de estos establecimientos. A este coste habría que añadir los 16.500 euros que ha supuesto la legalización de las cubiertas, obra realizada ya en 2017.

El informe de Medi Ambient recoge además el gran valor etnológico del conjunto y la singularidad de su emplazamiento, a hora y media a pié del llogaret más próximo, el de Binibona y en el Área Natural de Especial Interés de la Serra de Tramuntana. Este lugar goza también del reconocimiento como Lloc d’Interès Comunitari (LIC), formando además parte de la Red Ecológica Europea Natura 2000.

Medi Ambient ha informado también de la inminente puesta en marcha de otro proyecto similar, el que convertirá en refugio de montaña la casa de ses Collidores, en la finca Planícia de Banyalbufar.

Esta finca fue adquirida por el Govern balear en el año 2009 y algunas de sus edificaciones aparecen citadas ya en el siglo XIV. En ellas se incluye una almazara que da buena muestra de la actividad principal desarrollada en este paraje y que podría datar de 1724.