Las playas del municipio de Manacor volverán a tener, este año, un aspecto más virgen. Los usuarios que quieran estar a la sombra tendrán que llevar la sombrilla consigo. Ello tal vez repercutirá en la ayuda económica a los comercios de la zona. | Assumpta Bassa

7

Todas las playas del municipio de Manacor tendrán la etiqueta de libres de COVID-19 (Virus free beach). Así la anunció este jueves al alcalde Miquel Oliver a los hoteleros y comerciantes del núcleo costero de s’Illot. El Consistorio desiste de instalar los servicios de hamacas y sombrillas o chiringuitos en las playas que así lo tenían y mantiene la seguridad de los socorristas. Además, el gobierno municipal indica que asumirá la limpieza de estas playas.

La propuesta del equipo de gobierno municipal se transmitió, por segunda vez, en una reunión celebrada en la mañana de este jueves con distintos sectores afectados. Oliver señaló que «en la primera reunión los hoteleros salieron molestos y expresaron su intención de no abrir los hoteles. Pero en la reunión de hoy -por ayer- su reacción no ha sido la misma e incluso han escuchado a los comerciantes que indican que si no se abren los hoteles ellos tampoco podrán abrir». Oliver asegura que «desde el Consistorio valoramos su apuesta por abrir a ciegas, a fondo perdido, ya que seguramente las zonas más turísticas de los alrededores de Palma serán las que se llevarán el turismo que pueda venir». Añade que «por ello estaremos a su lado».

Seguridad

Al conocer las intenciones del Ajuntament de no instalar hamacas y sombrillas o chiringuitos fueron los propios hoteleros, según indicó Oliver, los que reclamaron aprovechar la falta de elementos que puedan ayudar a la transmisión del virus para hacer bandera de ello y hacer campaña de ‘zona libre de virus’. Por ello, el Consistorio elaborará carteles y una campaña informativa para dar seguridad a los bañistas. Además, las playas ‘urbanas’ que hasta el verano pasado tenían estos servicios de hamacas y sombrillas mantendrán los socorristas. Ello ocurrirá en el s’Illot, Porto Cristo o Cala Domingos, por poner algunos ejemplos.

Por lo que se refiere a baños y duchas, de momento, la normativa sanitaria recomienda que deben permanecer cerrados para evitar que sean focos de contagio.

En referencia a la concesión existente en estas playas, Oliver indicó que «desde el pasado primero de mayo la empresa renunció a este servicio». Con esta renuncia, según Oliver, «las arcas municipales han dejado de ingresar 400.000 euros y además debemos asumir el servicio de limpieza». El alcalde asegura que «para el Consistorio hubiese sido más fácil que continuará». Advirtió que la oferta que hizo la concesionaria para continuar con los servicios «tenía una buena intención pero no se podía aceptar de manera legal», recalca.

De esta manera, todas la playas de Manacor estarán libres de servicios y por tanto los bañistas con su atrezo playero serán los únicos que llenarán los arenales este verano.