Pandemia de coronavirus

La finca pública de Galatzó abre sus puertas y recupera la actividad deportiva

| Calvià |

Valorar:
preload
Los vecinos de Calvià han recuperado la finca para la practica del deporte.

Los vecinos de Calvià han recuperado la finca para la practica del deporte.

A.M.

La finca pública de Galatzó, en Calvià, ha dejado atrás el estado de latencia al que le obligó el confinamiento. La cinta blanca y azul que colocó el Ajuntament a modo simbólico en uno de los accesos ya no corta el paso a los aún pocos ciclistas y corredores que allí entrenan.

De la puerta principal han desaparecido también el cartel que indicaba la prohibición de entrada y el candado que lo hacía cumplir. Los deportistas aún no pueden acceder con su propio vehículo. Lo hacen sólo los trabajadores de las obras de rehabilitación del sistema hidráulico y de mantenimiento, actividades que no se han detenido en cuarentena.

Biel Salom, más conocido como Biel de Galatzó, es l’amo de la finca. Por sus manos pasa la conservación del predio, un trabajo esencial que no se ha visto alterado por la pandemia.

Biel ha contado con el apoyo de los agentes de Medi Ambient para las tareas de vigilancia. También han continuado las labores de explotación de la tierra con el riego de los almendros o la reparación de las vallas que protegen los cultivos del ataque de las cabras salvajes. Y en vistas de la reapertura, en las dos últimas semanas se han adecuado los senderos en colaboración con el personal del programa Visibles del SOIB.

Entre las funciones incluidas en el contrato de gestión, mantenimiento y dinamización de la Finca de Galatzó, Biel, hace las veces de anfitrión -y jefe- de los jóvenes con discapacidad intelectual de Amadip Esment que trabajan en la possessió. Uno de los grupos se encarga del cuidado del huerto y del corral, una ocupación interrumpida a causa del coronavirus de la que sin embargo no desconectaron. Les tranquilizó el vídeo de las gallinas cacareando que les envió el capataz.

Los caminos han recobrado de forma aún tímida las huellas de las zapatillas y las ruedas de bicicleta. Sólo algunos deportistas se han enfrentado a la maraña de nubes que ha cubierto buena parte del fin de semana el puig des Galatzó y la mola de s’Esclop. Los calvianers han recuperado su tesoro, su paraíso.

Comentar

* Campos obligatorios
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1

hereu
Hace 4 meses

Me encanta el puig Galatzó cuyo perfil recuerda tanto la montagne Sainte-Victoire, que obsesionó al pintor Cézanne, muy cedrrcana a Aix-en-Provence..

Valoración:menosmas

@pepemontana
Hace 4 meses

Jo ho consultaria, pq jo tampoc tenc clar certs casos, com ara si practiques una acrivitat física o esport del que existeixin pocs clubs, o inclús federacions a fora, però que tu com pracricant no siguis apuntat a un club. O moltes altres variants de casos. Sa norma i ses aclaracions publicades em semblaven encara un poc massa obertes a interpretar. Millor consulti, per disfrutar tranquil

Valoración:menosmas

@pepemontana
Hace 4 meses

@pepemontana, si no ha camviat de fase 0, si no vaig errat, si hi va a realitzar una pràctica d'esport federat,SÍ es pot apropar amb cotxo. Però molta gent no fa esport federat, i fa activitat física, que eren els qui NO podien usar cotxo. Tots dins municipi, sense límits de Km. i amb altres limitacions. Hi ha moltes variables.Consulti a autoritats millor, per si no és aixís o varia

Valoración:menosmas
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1