Pandemia de coronavirus

El ‘porc negre’ resiste al cierre de la restauración con su ‘porcella’ a domicilio

| | Palma |

Valorar:
preload
El cierre de la restauración por la crisis sanitaria ha obligado a los productores a buscar otras salidas para sus lechonas.

El cierre de la restauración por la crisis sanitaria ha obligado a los productores a buscar otras salidas para sus lechonas.

Redacción Part Forana

El sector primario no se rinde. Los criadores de porc negre buscan nuevas fórmulas para compensar la caída de la demanda provocada por el cierre de toda la restauración y hostelería por la crisis sanitaria.

De las diez mil lechonas que producen cada año los ganaderos de la Associació de Criadors de Porc Negre Selecte Mallorquí, unas tres mil van para engorde y siete mil se destinan al consumo de la porcella, el 80 por ciento en restaurantes y hoteles. Si hasta ahora las ventas se habían enfocado a la restauración y el cliente particular era testimonial, la crisis de la COVID-19 ha cambiado los términos.

Reinventarse o morir

Tres de los mayores criadores y distribuidores de porc negre lideran una serie de iniciativas que permiten al sector mantenerse, por el momento. Can Company ha incorporado el servicio de lechona al vacío a domicilio a los canales de venta online que ya tenía para sus embutidos. «Las lechonas están ahí y no hay demanda para destinar tantas a engorde», señala Javier Irazusta, el gerente, quien destaca que la distribución a particulares exige más trabajo y menos ganancia, pero también ha abierto nuevos mercados. «Enviamos una media de 150 lechonas semanales, la mitad a Mallorca y la otra mitad a Girona, Barcelona, Murcia, Valencia y Alicante; y les está gustando, una carne que antes era totalmente desconocida en la Península». También por primera vez han logrado llevar el porc negre a un gran supermercado.

Otras dos iniciativas son las de Tiberi, que la sirve confitada, y la Pep Martorell, dueño de Rancho Grande, que lleva porcella al horno a domicilio pero además, ha empezado a distribuirla a carnicerías de Campanet, Muro, Pollença, Llubí, Alcúdia y Can Picafort. «La demanda a domicilio bajó un 80 % los primeros días de crisis, pero remonta y hemos podido añadir cordero local».

Precio

El precio de la ‘porcella’ en crudo sale a unos 7-8 € el kilo, un 30 % menos que antes de la crisis. Asada, de 145 € a 160 € entera y 75 € media. Por ración,9,60 a 11,35 €.

Comentar

* Campos obligatorios
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1

un Espeñol Mallorquí
Hace 5 meses

No es cap regalo.

Valoración:menosmas

Partitillecib@hotmail.com
Hace 5 meses

Qué vida te dan gracias a que se les alimentan bien, porqué no se trata igual a las personas . Gracias a nuestros ganaderos y agricultores os quiero y os deseo ayuda y felicidad para seguir criando y engordando lo nuestro o nostro

Valoración:20menosmas

Bertran
Hace 5 meses

Ara coronavirus, porcella, colesterol i triglicerids. Morirem tots.

Valoración:-14menosmas

Victoria
Hace 5 meses

Amb ERTES, sense feina i a partir de 9,60€ sa ració? A quin mon viu aquesta gent?

Valoración:-9menosmas
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1