El actor Miquel Àngel Torrens graba los guiones desde su confinamiento en Ruberts.

2

Hasta hace dos décadas, Sencelles contaba con la figura del saig, un alguacil encargado de llamar la atención de los vecinos y leerles los bandos y otras informaciones de carácter municipal. Veinte años después, esta figura ha regresado al municipio en una versión contemporánea, La Crida, que se emite por la megafonía de los campanarios de Sencelles, Biniali y Ruberts para informar y entretener a los residentes en estos largos días de confinamiento obligatorio.

Solo los más mayores recuerdan el canturreo del saig en cada esquina del pueblo, pero gracias a la tecnología, la voz del último alguacil senceller, Pedro Llabrés, resuena cada día desde los campanarios de estos tres núcleos, con la frase inicial «por orden del señor alcalde, se hace saber...». La implicación de dos artistas vinculados al municipio ha permitido emprender esta iniciativa. El actor Miquel Àngel Torrens pone voz al contenido de la crida desde su vivienda en Ruberts, mientras que Marcel Cranc aporta la música al guión.

Información y ocio

Este boletín radiofónico que se emite a diario a las 11 y a las 18 horas en Sencelles y Biniali, y en Ruberts solo por la mañana, es audible desde todo el casco urbano. El contenido es una mezcla de información y de entretenimiento, que persigue mantener la cohesión de un vecindario en el que todos se conocen y acostumbran a socializar a menudo, un hábito interrumpido por coronavirus Covid-19.

Los mensajes incluyen noticias relacionadas con la situación actual, pero también propuestas lúdicas. Desde recordar que este sábado sí habrá mercado, a proponer a los niños que versionen la leyenda de un Sant Jordi confinado; e incluso un trivial con preguntas sobre el municipio. Un reto para cada día.