El alcalde Virgilio Moreno ha mantenido varias reuniones con los portavoces municipales durante estos días. | Juanjo Roig

4

Bajo el nombre «Reiniciem Inca» el Ajuntament ha arrancado un plan para paliar los efectos de la crisis del coronavirus en la ciudad que plantea medidas sociales, fiscales y de reactivación económica.

La prioridad de este plan serán los servicios sociales y ello obligará a reestructurar el presupuesto municipal. En las últimas semanas, los técnicos trabajan en esta revisión y, junto a reuniones con los sectores productivos, entidades y asociaciones se está calculando el alance de la crisis y las medidas que se pueden desarrollar.

El alcalde de Inca, Virgilio Moreno, relata que «desde todas las áreas del Ajuntament estamos trabajando para poner en marca lo más pronto posible estas acciones económicas, fiscales y sociales para paliar los efectos de la pandemia entre la sociedad inquera, especialmente en los colectivos más vulnerables».

Tres bloques

«Reiniciem Inca» se dividirá en tres grandes bloques. El primero engloba actuaciones de carácter social para ayudar a las familias en situación vulnerable y con menos recursos, con suministro de alimentos, artículos de higiene personal y medicamentos, además del pago de suministros. «Contemplamos más ayudas y, por ejemplo, prevemos dar asistencia social a unas 300 familias, cuando hasta ahora ayudábamos a 150, lo que también supondrá la contratación de más personal del ámbito social y del servicio de psicología».

El segundo bloque abarcará las actuaciones fiscales. A través de una revisión exhaustiva de la ordenanza municipal y la ley tributaria se intentará aligerar la carga económica de la ciudadanía y reducir al máximo el pago de tributos y tasas.

El tercer bloque propone la puesta en marcha de un plan de impulso económico que contribuya a potenciar la revitalización de la ciudad. Por ello está previsto que se aprueben nuevas subvenciones a empresas y comercios locales, así como al sector de la restauración. El objetivo que se persigue es que, cuando puedan reabrir sus puertas, «lo hagan con ciertas garantías de que el negocio va a poder seguir funcionando», subraya Moreno. La revitalización económica también pasa por la elaboración de un plan de inversiones que fomente la reactivación de los sectores estratégicos.

Desde el Ajuntament ya se trabaja en un campaña de promoción y dinamización con la finalidad de contribuir a la recuperación social y económica del municipio en el menor plazo posible.

El plan «Reiniciem Inca» podría estar completado esta semana y, según indica Virgilio Moreno, «tan pronto como sea posible queremos tener ya definidas todas las medidas que incluirá esta iniciativa. De esta manera ya podremos comenzar a coordinar todos los recursos y estar perfectamente preparados cuando el confinamiento se vaya levantado progresivamente».