Algunos actos, como el Vermut Taujà que organizó el Ajuntament de Santa Eugènia, recibieron críticas, aunque el alcalde, Pep Lluís Urraca, dice que se respetaron todas las normas. La Delegación del Gobierno no prohíbe todos los actos pero recuerda que se deben extremar las medidas.

28

Los alcaldes se sienten ‘amenazados’ por una carta que la Delegación del Gobierno ha remitido a la Federació d’Entitats Locals de les Illes Balears (FELIB) para recordarles las normas por el estado de alarma y la prohibición de celebrar actos lúdicos que promuevan incumplir el confinamiento.

En la carta, la delegada del Gobierno, Aina Calvo, realza el trabajo de los ayuntamientos, aunque también les advierte de que el incumplimiento del real decreto por parte de los alcaldes puede acarrear que se les retiren las competencias para gestionar el estado de alarma en sus municipios.

El alcalde de ses Salines, Juan Rodríguez, ha sido uno de los más críticos: «No es de recibo que después de todo el trabajo se nos amenace con quitarnos competencias. Hemos cumplido con todo y la carta es indignante». El alcalde de Alaró, Llorenç Perelló, considera que la misiva «ha sido un error porque hemos cumplido con todas las instrucciones».

Noticias relacionadas

Por su parte, la alcaldesa de Porreres, Xisca Mora, lamenta que se de «una imagen desvirtuada de los alcaldes por un caso en concreto», mientras que el alcalde de Santa Eugènia, Pep Lluís Urraca, que fue objeto las críticas por haber hecho un recorrido musical por las calles, considera correcta la carta de Calvo. «Estas iniciativas no hacían daño a nadie, pero entiendo que se deban controlar», dice. Desde Delegación del Gobierno apuntan a que no se ha puesto en duda el trabajo de los alcaldes y en la misma carta se les reconoce todo el mérito.

«La misiva es un recordatorio del estado de alarma», según fuentes de Delegación de Gobierno, que añaden que «no se pueden hacer actos de dinamización que puedan provocar que la gente salga a la calle». Sí se puede seguir con los pasacalles de Protección Civil o las felicitaciones de cumpleaños, «siempre cumpliendo con el confinamiento», insisten. La carta sigue las directrices del Ministerio de Interior, que apunta que no se pueden permitir según qué actos. De hecho, en Extremadura se han prohibo todos.

El presidente de la FELIB, Antoni Salas, habla en el mismo sentido. «No veo que la carta sea una amenaza, sino un recordatorio» y añade que «no dudo de la buena voluntad de los actos de dinamización, pero a veces no se han ajustado a las prescripciones del decreto. Entiendo que los alcaldes estén inquietos, pero pueden estar muy tranquilos y como presidente de la FELIB estoy muy orgulloso de su trabajo».