Muchas explotaciones de frutas y hortalizas cuentan con temporeros. En la imagen, profesionales de Colombia, trabajando en la recogida de calabacines en Hortalizas Pascual. | AGROILLA

38

Nuevo revés para el sector agrícola, esta vez por falta de mano de obra. La crisis sanitaria por el coronavirus ha paralizado la llegada de temporeros, una situación generalizada en buena parte de Europa y que puede afectar seriamente al campo mallorquín. Unió de Pagesos y Asaja necesitan 450 personas para la campaña de recogida de frutas y verduras de este año. De momento, solo cuentan con un centenar de personas y no hay previsiones que los 350 temporeros restantes puedan llegar a la Isla.

Mallorca siempre cuenta con trabajadores de Colombia, muchos de ellos repiten cada año y son considerados como mano de obra cualificada ya que se encargan de las tareas fundamentalmente de recolección durante seis meses.

«Se está estudiando hacer una llamada como ha hecho Catalunya para que estudiantes o parados puedan realizar estas tareas, pero no sabemos si tendrá buena acogida», explica el secretario general de Unió de Pagesos, Sebastià Ordines. También desde Asaja, su gerente Joan Simonet recuerda que se han intentado hacer campañas en el SOIB para personas desempleadas y no han funcionado. De las 180 plazas vacantes solo se presentaron 20 personas.

Simonet denuncia también que el Ministerio de Agricultura ha paralizado todos los trámites burocráticos para la petición de temporeros; «por lo que cuando se levante el confinamiento nos vamos a encontrar que debemos empezar la tramitación de cero, y esta puede alargarse dos meses», explica. Para Asaja se deberían tener todos los mecanismos en marcha para cuando termine el confinamiento.

Las organizaciones agrarias recuerdan también la dificultad que tienen los payeses para ‘colocar’ sus productos en el mercado. «Muchos productores tienen los cultivos sembrados para hoteles y restaurantes ahora cerrados, por lo que habrá un excedente en el mercado», recuerda Ordines. Desde Unió de Pagesos aseguran que se mantienen reuniones con las grandes superficies para que lo compren. «si hay excedente los agricultores optarán por no iniciar las producciones tardías para evitar una caída de precios», añade.

Esquiladores

El sector ganadero también se verá afectado por la falta de temporeros. En concreto, profesionales llegados de Rumania y Polonia viajan cada año a Mallorca para ayudar con las tareas de esquilar ovejas. Aseguran que en este año les faltará un 25 % de la mano de obra.