El tranvía de Sóller registraba poca actividad en los últimos días. | FERROCARRIL DE SOLLER

1

Después de que el Ferrocarril de Sóller suspendiera el servicio entre Sóller y Palma coincidiendo con las primeras medidas de confinamiento por el coronavirus y la reducción general del transporte público, desde este lunes se ha suprimido también el servicio ferroviario entre Sóller y el Port, debido al escaso número de pasajeros.

El tranvía ya funcionaba con los servicios mínimos.

Este lunes, la Dirección General de Transportes, a petición de la empresa, autorizó suspender totalmente el servicio ya que muchas expediciones circulaban sin pasajeros.

La Compañía Ferroviaria tramitó un ERTE el 17 de marzo que afecta al 85% de la plantilla, quedando activas una decena de personas para atender el tranvía. Con la supresión del servicio el ERTE se ha ampliado a estos trabajadores y la compañía se ha quedado solamente con dos personas, un administrativvo y un trabajador del taller.