Imagen del Puig Major desde Sóller, con las primeras nieves de 2020. | AEMET

3

La notable bajada de temperaturas y las precipitaciones caídas este jueves en Mallorca han traído consigo una de las imágenes más esperadas durante el pasado invierno, pero que ha tenido que esperar a la primavera, y en pleno confinamiento por la crisis sanitaria del coronavirus, para poder contemplarse.

La Agencia Estatal de Meteorología en Baleares subió a sus redes una imagen captada desde Sóller, en la que se observa el alcance de la nevada y la estampa, que ha cogido a la población en sus domicilios.

Como ha explicado la delegada de Aemet en Baleares, María José Guerrero, se trata de una masa de aire frío muy inestable procedente del nordeste de Europa. Este miércoles por la noche ya empezaron a notarse sus efectos en las Islas.

Las precipitaciones hasta el momento no han sido aún muy significativas (12 litros recogidos en Andratx, nueve en Calvià y seis en Palma-Portopí) y han afectado principalmente a Mallorca, aunque también se esperan algunas precipitaciones en Menorca y Pitiusas.

Las precipitaciones pueden ir acompañadas de tormenta y granizo y de momento han caído pocos rayos. También podría nevar por encima de los 800 metros.

En cuanto a las temperaturas, las mínimas han sido más bajas de lo habitual y continuarán durante las próximas horas, en las que las precipitaciones podrían hacerse más intensas. Las temperaturas máximas, de unos 12 grados, serían frías incluso para un mes de enero, ha destacado la delegada de Aemet.

El viernes esta masa fría se desplazará hacia la Península, con lo que las temperaturas subirán un poco, pero posteriormente volverá al Mediterráneo, de manera que se esperan precipitaciones para el sábado y el domingo. «Un tiempo para quedarse en casa», ha comentado Guerrero, recordando las restricciones del estado de alarma.

La primera nevada del año 2020 ya es una realidad y ha alcanzado las cotas más elevadas de la Serra de Tramuntana. Desde Sóller se podía observar cubierto de un leve manto blanco el tramo más elevado del Puig Major. Esa estampa se alargaba hasta el Penyal des Migdia y otras cotas.