Turistas, hoteleros y el Ajuntament de ses Salines (y también el de Campos) denuncian la acumulación de suciedad en la playa de es Trenc. El presidente de los hoteleros de la Colònia de Sant Jordi pide más personal de limpieza y menos agentes medio ambientales en el parque natural. | Redacción Part Forana

33

«La playa de es Trenc ha pasado de ser un gancho turístico y la base de la economía a ser un gran problema». Con esta frase, el presidente de la asociación hotelera de la Colònia de Sant Jordi, Pau Bonet, muestra su malestar por el «mal estado» que presenta la idílica playa (y el resto de playas del municipio de Campos) desde que se creó el parque natural de es Trenc-Salobrar hace tres años. Según Bonet, esta situación les provoca una bajada del 25 % en las reservas hoteleras para este próximo verano.

Pau Bonet asegura que «los turistas han mostrado sus quejas en reiteradas ocasiones durante los últimos años y ahora nos encontramos que, antes de realizar la reserva, piden por el estado de la playa. Si no se corrige esta situación, tendremos problemas graves».

Por lo que se refiere al poder adquisitivo de estos turistas, Bonet también dice que se reducirá en un 50 % «porque la mayoría pide por un ‘todo incluido’». Por su parte, el alcalde de ses Salines, Juan Rodríguez, lamenta que «esta situación también perjudica al comercio, bares y restaurantes de la Colònia de Sant Jordi. En la Colònia de Sant Jordi teníamos un turismo de calidad y familiar, y ahora esta situación se ha revertido y gran parte de la culpa la tiene la gestión de la playa de es Trenc».

Ante esta situación tanto la asociación hotelera como el Ajuntament instan a la Conselleria de Medi Ambient a que se apueste por una gestión del parque natural que mejore los servicios de los turistas y bañistas. «El parque natural es un despropósito total», señala Pau Bonet, que critica que se hayan eliminado una gran número de servicios. «La gestión que se lleva a cabo ahora solo ofrece servicios para cubrir las demandas de unas 1.000 personas, cuando en realidad la cifra de bañistas que acude a es Trenc en verano es de unos 12.000. No hay baños suficientes, se han reducido de manera drástica las concesiones de los chiringuitos, hamacas y sombrillas y la basura se acumula».

Joan Rodríguez sentencia, por su parte, que «no estamos en contra del parque natural, pero sí de la gestión, que ha resultado ser un fiasco». El alcalde indica que «nosotros también queremos sostenibilidad, pero a la vez defendemos el progreso económico y estamos totalmente en contra de tener un nido de suciedad como nunca se había visto antes».

El conseller de Medi Ambient, Miquel Mir, no comparte el parecer de Bonet y Rodríguez y defiende que «la playa está más gestionada que nunca». El conseller lamenta que «nadie se haya puesto en contacto conmigo para hacerme llegar las quejas» y añade que «la obligación del Govern es garantizar la conservación de la playa y trabajamos en la línea de protección porque estudios científicos demuestran que la playa ha retrocedido hasta 6 metros entre 1956 y 2015».