Vista de uno de los caminos con graves deficiencias en Sóller. | Lluc Garcia

10

Usuarios y residentes de diferentes zonas del extrarradio de Sóller han manifestado su malestar, pero también su preocupación, por el mal estado de algunos caminos públicos, en general por falta continuada de mantenimiento y degradación que se ha acentuado en los últimos años por las inclemencias del tiempo. Una vez más, los vecinos, además de presentar quejas infructuosas ante el Ajuntament, han recurrido a las redes sociales para manifestar su protesta.

Los últimos casos se refrieren al sector inicial del Camí vell de Palma y al camino de Son Sales. En estos lugares hay importantes tramos de la calzada que se han hundido de forma preocupante.

En el caso del Camí Vell de Palma un tramo de esta vía rural que enlaza con el camino de Castelló que hace años que los mismos vecinos pavimentaron, presenta grandes baches provocados por la rotura del hormigón hundido. La ruta ya es casi impracticable para los vecinos de la zona. Hay que añadir al problema la gran pendiente que presenta.

Torrente

En el camino de Son Sales, el hundimiento es debido a que el marge del torrente que va paralelo al camino ha cedido en diferentes puntos, por lo que los usuarios temen que pueda hundirse durante el paso de un vehículo. En este caso la obra dependería de la dirección general de Recursos Hídrics.

Fuentes municipales aseguran que llevan «años» denunciando el mal estado de este tramo pero que por el momento este departamento del Govern no ha hecho nada.